El avance de la pandemia y las medidas de aislamiento impuestas por los gobiernos para prevenir el contagio motivaron las expresiones más variadas de la naturaleza. Así ocurrió en playa del Rodadero, en la ciudad colombiana de Santa Marta, donde los habitantes pudieron ver cómo delfines fueron liberados para dar "un paseo" por el mar.

Los cetáceos estaban acompañados de sus cuidadores del Acuario y Museo del Mar de El Rodadero, que les impartían órdenes desde un pequeño bote de motor en la Bahía de Gaira.

Esa institución se encargó de rescatar a los delfines de accidentes o del tráfico de especies para integrarlos al acuario, en caso de no poder volver al mar tras curarse y rehabilitarse.

 

A raíz de la cuarentena, estos cetáceos pudieron volver al mar por algunas horas, ya que no están los miles de turistas ni los barcos a motor que afectan a los animales por las hélices o el ruido. Es por ello que los cuidadores y especialistas del acuario -que permanece cerrado- decidieron empezar a "sacarlos a pasear" de a dos.

Hasta el momento, el comportamiento receptivo de los delfines hace pensar que mientras siga la cuarentena, los paseos formarán parte del paisaje de las transparentes aguas de esa zona costera de Santa Marta.

 

Ver comentarios