Mientras el presidente Daniel Ortega, se encontraba en una reunión en la ciudad de Masaya, paramilitares en la capital atacaron el campus de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, la UNAN, controlado por la resistencia estudiantil desde hace dos meses y que se había convertido en el último bastión de los universitarios.

Los puntos de acceso al recinto estaban bloqueados de manera improvisada por los estudiantes con barricadas de ladrillos y alambre.

Alrededor de las seis de la tarde, un grupo de hombres encapuchados y fuertemente armados llegó al campus y aunque algunos estudiantes protegían la entrada con piedras, bombas caseras y algunas armas de fuego, las fuerzas pro gubernamentales rompieron la defensa sin grandes problemas.

En medio de esta ola de violencia, un usuario subió una foto a su cuenta oficial en twitter de un niño supuestamente asesinado por francotiradores del gobierno del Frente Sandinista y Daniel Ortega en Nicaragua.


 

La cruenta crisis de Nicaragua, que lleva tres meses y ha dejado más de 280 muertos, será discutida este jueves en Washington por el Consejo Permanente de la OEA.