María Isabel Santos, la viuda de Pablo Escobar afirmó en una entrevista que brindó a la revista Semana que para ella el hecho de continuar con vida luego de todos los episodios de violencia que padeció es "un milagro" y sostuvo que durante más de una década fue "rehén del mismo Pablo Escobar".

La viuda tuvo que pasar por un trabajo de muchos años con un equipo de psicólogos y neurocientíficos especialistas en estrés postraumático para entender que se "había casado con un psicópata" y que había vivido "diferentes violencias". "Viví en una cultura paisa machista. Yo misma no sabía que había vivido tanta violencia de género”, aseguró.

“Realmente, durante más de una década, nosotros fuimos rehenes del Estado colombiano, rehenes de los enemigos de Pablo Escobar y rehenes del mismo Pablo Escobar", explicó en la entrevista.

María Isabel Santos junto a su hijo Sebastián Marroquín.

“Yo a Pablo siempre lo idealicé. Fue un romántico y un amoroso, seductor, poeta con nosotros todo el tiempo, buen padre. Tuve mis hijos desde el amor y el sueño de tener una familia”, relató la viuda.

Sin embargo ella confesó que los profesionales psiquiátricos y psicólogos le hicieron entender que “los psicópatas no tienen contacto con sus emociones y además son muy seductores con su familia y con la gente que quieren preservar a su lado”. Y eso hizo el capo narco con su esposa e hijos.

 

“Yo hablo de Pablo no porque se me antoja, sino porque he hecho un proceso de varios años de lágrimas y de dolor. Me duele profundamente el alma por tener que reconocer su comportamiento. Y ahí comprendí sin darme cuenta que el miedo me paralizó”.

Por otra parte, Santos recordó que a los siete años de casados, después del asesinato del exministro de Justicia colombiano Rodrigo Lara, Escobar llegó a su casa y sin explicarle nada le dijo que tenián que irse porque los iban a matar. 

"Tenía ocho meses y medio de embarazo de Manuela, y tuvimos que salir corriendo por la selva para llegar a Panamá. Me generó pánico atravesar la selva de la mano de un medico y de mi hijo pequeño de siete años, sintiendo que mi hija Manuela iba a nacer en medio de esa selva Y, como si fuera poco, en medio de esa situación los medios de comunicación registraban el romance de Pablo con Virginia Vallejo y hasta se decía que se iban a casar. Hoy me doy cuenta que más violencia de género que esa no hay”, aseveró Santos en la entrevista.

 

 

 

Exilio en Argentina y presa durante 18 meses

 

 

Cuando el capo narco fue asesinado, la viuda de Escobar emprendió un viaje a Mozambique, África con un cambio de documentos e identidad que le había otorgado legalmente el gobierno colombiano. 

"Como no teníamos alternativa pensamos que ese iba a ser nuestro destino. Yo pensé para mí misma: tengo la responsabilidad de educar a mis hijos. Si Pablo se equivocó con las decisiones que tomó, yo no puedo hacer lo mismo y tengo que sacarlos adelante", relató

 

Sin embargo, su experiencia en ese país africano no fue muy buena, ya que las condiciones de vida eran realmente extremas. En ese sentido, su hijo, que en ese momento tenía 16 años le dijo "mamá o nos vamos de aquí o yo me suicido".

Por lo tanto, la medre de dos hijos emprendió un viaje a Buenos Aires donde permaneció como turista por 3 meses: "Las cosas se fueron desarrollando por sí solas. Llegamos a las 5 de la mañana del 24 de diciembre y estamos viviendo aquí desde hace 26 años", relató Santos, quien luego detalló que vivieron un año en el país sin ser descubiertos hasta que un contador de la familia comenzó a extorsionarlos con la intención de delatarlos. Por eso, ella se presentó ante un juez y declaró ser la esposa de Pablo Escobar.

La esposa de Escobar durante la entrevista.

"Pasé 18 meses detenida y Sebastián (su hijo) 45 días cuando él no era más que un estudiante. Como había sido uno de los mejores de su clase, le habían dado trabajo como monitor antes de graduarse. Todo ese mundo se vino abajo cuando se reveló su identidad", aseguró.

A pesar de las malas situaciones que la viuda pasó en la cárcel en Argentina, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel estudió su caso y se dio cuenta de que la única razón por la cual Santos estaba en la cárcel era "por ser la esposa de Pablo Escobar" . "Con su intervención eventualmente me dejaron en libertad condicional y, 8 años después, la Corte me declaró inocente y me pidió perdón", concluyó.

Ver comentarios