Una de las características más marcadas del gobierno de Trump es la de segregar a las minorías. A los mexicanos, el presidente yanqui los calificó como delincuentes y violadores; también desacreditó al resto de América latina; a todos los musulmanes los señaló como terroristas. Pero como la vida siempre responde de la manera menos deseada, el magnate no debe haber visto con buena cara el triunfo de Roem, quien venció a un histórico dirigente republicano y se convirtió en la primera legisladora transexual de la historia del país.

Roem, de 33 años, fue electa en el estado de Virginia tras una campaña que conmovió a todo Estados Unidos y que le permitió obtener 54 por ciento de los votos, superando al republicano Robert Marshall, quien ocupa el cargo desde hace 26 años y es un conservador opositor al reconocimiento de derechos de la comunidad LGBT.

Incluso, se negaba a tratar a su rival como mujer y se definió como “líder homofóbico”. De esta manera, Roem será la primera legisladora trans de la historia de Virginia e, incluso, en la primera en todo el país. Así lo detalló la organización Victory Fund, que financia candidaturas del colectivo LGBT, que destacó que “2017 permanecerá en la memoria como el año de las candidaturas trans, con la campaña heroica de Danica como centro de un movimiento nacional. Es inevitable que otros sigan sus pasos”, agregó Aisha Mododie-Mills, quien dirige la entidad.

De gira

Roem le dio una patada al conservadurismo republicano mientras Trump continúa con su viaje por Asia y este miércoles recorrió junto a su esposa, Melania, la Ciudad Prohibida, el antiguo palacio imperial. Allí fue recibido por el presidente Xi Jinping y por su mujer.

Durante su estadía, intentará sellar acuerdos que equilibren la balanza comercial con el gigante asiático y tratará de conseguir el compromiso del mandatario chino de sumarse a las presiones para que Corea del Norte finalice su amenaza nuclear.

Sin embargo, el primer éxito de Trump en China fue haber evadido el cerco impuesto a las redes sociales y utilizó su cuenta de Twitter para agradecer la bienvenida que les brindaron. “Muchas gracias por una tarde y una noche inolvidables en la Ciudad Prohibida de Pekín, presidente Xi y señora Peng Liyuan”, escribió el magnate, quien, fiel a su costumbre, siguió utilizando la red social del pajarito.

“Corea del Norte ha interpretado la moderación pasada de Estados Unidos como una debilidad. Esto sería un error de cálculo fatal. No nos subestimen y no nos pongan a prueba”, escribió.