Eduardo Gallardo
numerosydestino@cronica.com.ar

De la pobreza a la riqueza” podría ser la historia de muchos ganadores de loterías y/o juegos poceados, aquellos que estaban realmente en desgracia antes de que su suerte cambiara con una inesperada victoria de lotería. Se han seleccionado algunas historias que demostrarán cómo las millonarias ganancias pueden cambiar la vida de los ganadores de la noche a la mañana.

En bancarrota

Juan Rodríguez, un colombiano de 49 años que se convirtió en ciudadano estadounidense en 1986, solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 7 en noviembre de 2004 cuando solo tenía 0,78 centavos de dólar en su cuenta bancaria y debía 45.000 “verdes” a los acreedores. La corte de Nueva York dictaminó que Rodríguez, que gana alrededor de US$30.000 al año con su trabajo en un estacionamiento de Manhattan, no tendría que pagar sus deudas. Además de lo que tenía en el banco, Rodríguez tenía 50 dólares en efectivo en el bolsillo.

Gastó 1 dólar para comprar un boleto de lotería Mega Millions y cuando sus cinco números y el Mega Ball coincidieron con los extraídos el 19 de noviembre de 2004, fue el único ganador de un premio mayor de 149 millones. Rodríguez eligió tomar la suma global de $88 millones del premio y en ese momento fue el “hombre más rico en la historia de la Lotería de Nueva York”, anunciaron los funcionarios de la lotería. No estaba claro si el tribunal de quiebras revocaría su decisión anterior y exigiría a Rodríguez que pagara sus deudas.

 

Se compró un rancho

Neal Wanless, un ranchero de 23 años cuya familia se dedicaba a la compra y venta de chatarra para llegar a fin de mes en uno de los condados más pobres de Estados Unidos, ganó el premio mayor del Powerball de 232 millones de dólares en el sorteo del 27 de mayo de 2009. “Todos son gente buena y trabajadora”, dijo uno de los amigos de la familia. Un vecino agregó: “Han estado muy cortos de finanzas durante mucho tiempo.

Son de escasos recursos, supongo que podría decirse”. Wanless eligió llevarse un pago único en efectivo del premio del Powerball que ascendió a 88,5 millones de dólares después de impuestos. Dijo que tenía la intención de seguir viviendo en un rancho con su familia.

Tenía solo 28,96 dólares

Chris Shaw, un padre de tres hijos de 29 años que fue criado por sus abuelos en la zona rural del sur de Missouri, fue el único ganador de un premio mayor de Powerball de US$258 millones en el sorteo del 21 de abril de 2010. “Nunca tuvimos dinero. Para nosotros será un gran alivio saber que podremos pagar la factura de la electricidad, la factura de gas”, dijo Shaw.

“Solo soy un tipo normal que trabaja de sueldo a sueldo..., bueno, ya no más”, dijo. Shaw había comprado su boleto ganador en la tienda donde trabaja. Además de desear reemplazar dos dientes frontales faltantes, planeaba llevar a sus hijos a Disney World en Florida. “Puedo estar con ellos tanto como quiera ahora”, dijo Shaw.

 

Alcohólico y sin hogar

László Andraschek, que vivió durante siete años en un centro para personas sin hogar en Győr, Hungría, ganó 636 millones de florines húngaros (2,8 millones de dólares) en un sorteo de lotería húngara local en septiembre de 2013. Recordando el momento en que se enteró de su premio de lotería, Andraschek dijo que se dijo a sí mismo: “Se acabó; no tengo que pensar en dónde pedir prestado más dinero para pagar las deudas. Mi vida fue una lucha constante para tapar agujeros”.

En el momento de ganar la lotería, Andraschek tenía un año de retraso en el pago de la renta y había incumplido varios préstamos bancarios. Después de la victoria, Andraschek compró seis propiedades para él y su familia, pero también hizo una gran donación al albergue para personas sin hogar donde una vez vivió.

Migrante africano

En 2007, Ngame de Senegal fue salvado por la guardia costera española cuando se hundía el bote de madera en el que intentaba llegar a Europa junto con otros 65 migrantes. Después de llegar a España, Ngame y su esposa lucharon por sobrevivir con trabajos agrícolas temporales. Ocho años después, en diciembre de 2015, Ngame fue uno de los miles que compraron boletos para la Lotería de Navidad. Habiendo acertado el número 79140 del sorteo ganador, su premio mayor de El Gordo valía 400.000. “Quiero agradecer a los españoles y al gobierno español por rescatarme cuando estaba en el mar”, dijo Ngame.

Ver comentarios