Por Javier Carrodani
jcarrodani@cronica.com.ar
@JavierCarrodani

Este miércoles por la tarde, frente al Congreso Nacional se realizó una marcha con la consigna de defender la República, la democracia y el pluralismo ideológico.

La convocatoria, realizada principalmente por dirigentes políticos, sindicales, de derechos humanos, artistas, periodistas, economistas, académicos y entidades claramente opuestas al actual gobierno nacional, tuvo su disparador en una solicitada que se publicó en el matutino Página 12, firmada también por varios de los convocantes a la manifestación y en la cual se planteó: "Desde que Mauricio Macri asumió como Presidente, cambiaron muchas cosas. Una de ellas es clara: hay menos libertades, menos garantías y menos derechos".

En ese contexto, el escrito le atribuye al Poder Judicial "un rol escandaloso", como ejecutor de "un proceso de persecución inédito desde la recuperación de la democracia en este país", en alusión especial a los procedimientos utilizados en detenciones de ex funcionarios del gobierno anterior.

Está claro que mucha gente que no comulga con esta postura ideológica pueda tener sus reparos, sobre todo porque varias autoridades de los gobiernos del kirchnerismo no se destacaron por ser muy tolerantes con quienes pensaban distinto y, en algunos casos, hasta calificaron de "traidores" y expulsaron a los que osaban disentir dentro de la gestión.

Pero el pronunciamiento de ayer tiene un antecedente cercano: a mediados de octubre se publicó otra solicitada en el diario ya mencionado y en Perfil, en este caso firmada por periodistas y comunicadores, en el que se planteó una "profunda preocupación ante el ataque a la libertad de expresión, que implicaría una decisión" referida a una posible "represalia" por informaciones publicadas sobre el "blanqueo de capitales efectuado por allegados y familiares del presidente Mauricio Macri".

"Todo sistema democrático debe garantizar la pluralidad", sentenció ese escrito, entre cuyos firmantes se contaron periodistas totalmente enfrentados con el kirchnerismo durante la mayor parte de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Entonces, ya dos pronunciamientos públicos similares en un período de tiempo tan corto deberían servir como llamados de atención para el gobierno nacional.