No debe ser fácil estar cara a cara con la muerte una y otra vez. Tener frente a los ojos la sensación que ese otro ser humano ya no va a estar más. Saber que esa mirada que segundos antes era vivaz quedará para siempre escondida detrás de unos párpados que jamás se volverán a abrir.

Se debe poseer un caracter muy especial para que la habitualidad incluya ese tipo de vivencias. Una especie de coraza que se va formando con capas y capas de historias pasadas que quedan de lado vaya a saber uno dónde. 

Hay distintas profesiones que coquetean con eso desde diversos lugares y que forjan a superhéroes de la vida real a puro altruismo. Pasó hace mucho, es verdad, pero había una época en la que casi todos los niños querían ser doctores, bomberos o policías cuando se los consultaba por su futuro.

Por diversas razones, que no vienen al caso enumerar, hoy las respuestas van claramente por otro lado, pese a que desde la ficción se sigue buscando enaltecer a los servidores públicos con series que los muestran dando todo por esos anónimos que no siempre llegan a conocer.

Pero la realidad viene de un largo tiempo a esta parte entregando otro tipo de relatos no tan benévolos, más que nada cuando están protagonizados por efectivos de las fuerzas de seguridad. Con cuestiones grupales, como la que el año pasado puso frente a frente a parte de la Policía Bonaerense con el Gobierno

Y también con una seguidilla de situaciones individuales en las que distintos agentes vienen dando señales de que ese cara a cara diario con la muerte propia o ajena ingresa de alguna forma con ellos a sus hogares cuando se quitan el uniforme y entran en contacto con quienes alguna vez fueron sus "seres queridos".

Matías Martínez (el femicida de Úrsula Bahillo), Franco Mauricio Torres (quien mató a Graciela Funes y luego se suicidó) y Germán Baigorria (acusado por la muerte de Sol Acuña Bilbao), son tres ejemplos de policías relacionados con fallecimientos de mujeres que en estas últimas semanas tuvieron relevancia pública. 

Cada una de estas historias tiene a la violencia y el desprecio por el otro como patrón común y sus respectivas particularidades. En todas hubo señales que quienes los rodearon no pudieron o quisieron ver. Y tres mujeres que ya no están entre nosotros.

Según una publicación dada a conocer por el CELS, los femicidios cometidos por funcionarios de las fuerzas de seguridad son una parte importante de las muertes de mujeres en hechos de violencia institucional. Entre 2010 y 2020, al menos 48 fueron asesinadas en el AMBA por sus parejas o ex parejas policías.

A la hora de encontrar los factores que perpetúan el problema, la organización hace referencia a dos cuestiones. Por un lado, la portación del arma reglamentaria las 24 horas del día. Y, por el otro, las prácticas de encubrimiento de estas muertes relacionadas con otros policías controlando los primeros momentos de la escena del crimen.

Pensando en la primera de las razones, a finales de 2020 el Gobierno nacional dispuso una restricción en la portación de armas para todas aquellas personas que forman parte de las fuerzas de seguridad y hayan sido denunciadas por violencia de género o intrafamiliar. 

¿Cuánto tendrá que ver en estas reacciones individuales la formación profesional de quienes estudian para cuidarnos? ¿Son, por ejemplo, suficientes los nueves meses en la Escuela Federal de Suboficiales y Agentes Don Enrique O´Gorman que hoy convierten a un joven en agente de la fuerza? 

No queriendo generalizar porque ya se escribió hasta el hartazgo que ninguna generalización es buena y sin dejar de pensar en todo el dolor que aún conllevan las pérdidas, estos tres últimos femicidios bien podrían ser un punto de partida para que quienes tienen las herramientas adecuadas para intervenir evalúen qué se está haciendo mal y es necesario cambiar. No es una tarea sencilla, pero no estaría mal empezarla.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos