Por La Chica Urbana

@ChicaCronica

Capítulo 29

Casi 300 mujeres murieron asesinadas por razones de género durante el 2020. Cuesta entender que ante el reclamo de igualdad de derechos del movimiento, haya hombres que aún se refieran a nosotras como “feminazis” cuando son ellos quienes matan a una de nosotras cada 32 horas. ¿Y eso qué sería sino un exterminio?

El femicidio es un acto de violencia extrema hacia las mujeres por el sólo hecho de serlo. Asesinadas, abusadas, quemadas, golpeadas, apuñaladas, maltratadas física y psicológicamente, las mujeres somos víctimas de quienes se creen dueños de nuestros cuerpos y de nuestros pensamientos.

Dentro de una bolsa de basura o empaladas, asesinadas frente a nuestros hijos, víctimas de la trata, explotadas y muchas veces torturadas o abusadas entre varios pero los enfurece más una pared o un patrullero pintado con aerosol durante una marcha. ¿Te molesta la pared pintada? ¡Pintala de nuevo!

La pared seguirá ahí, cumpliendo su misma función sin problemas. Nosotras no. Nosotras no podremos volver a la vida, a ver a nuestros hijos, a criarlos, a abrazar a nuestros padres, a compartir con nuestros hermanos. Nosotras no podremos ni siquiera poder intentar realizar nuestros deseos.

La violencia sobre nuestro género deja marcas que permanecen durante toda la vida y no se pueden curar con nada. Eso, en el mejor de los casos, si no nos matan. 

¿Quién puede mirar para otro lado y no ver lo que está pasando? ¿Qué hace que haya hombres que se indignan porque reclamamos poder vivir libres como queremos sin tener que pagar con nuestras vidas por eso?

Casi el 70 por ciento de los femicidios son cometidos por parejas o ex parejas. ¿Y hablan de amor? ¿Desde dónde? ¡Eso es odio y no hay un paso, hay un abismo!

Desde hombres en Arabia Saudita que deciden meternos presas por querer manejar un auto hasta hombres en cualquier otro lugar del mundo que deciden golpearnos o matarnos porque no queremos continuar una relación con ellos. Hombres que no quieren que tomemos nuestros propios caminos y decisiones. Hombres que no quieren que seamos libres. Hombres que quieren todo el poder como desde hace siglos. ¡Basta!

Nos quieren presas por pintar una pared, por salir a la calle a reclamar por nuestros derechos, por querer tener un sueldo justo ante la misma o más responsabilidad, por querer ser reconocidas por nuestros esfuerzos de maternar, por querer vivir con dignidad. ¡Por querer cambiar una letra por otra! De locos… Pero no se les mueve un pelo cuando un jugador de fútbol sale a la cancha cuando tiene denuncias de violencia de género. ¡Denuncias ante la justicia, como les gusta reclamar!

¿Por qué ahora? ¿Por qué no en su momento? ¿Por qué no fue a la justicia? Les encanta preguntar muy sueltos de cuerpo, cuestionando todo. Sin preguntarse en cambio, ¿por qué razón habría una mentira detrás de tremenda humillación? ¿Para qué? ¿Por qué?

Se fue el 2020 con muchas mujeres que no pudieron seguir con sus vidas y con sus familias destrozadas. Empieza otro año y si no se reflexiona sobre una realidad que duele, que nos duele y mucho, nada tendrá sentido. 

No ser de esos hombres que maltratan, que pegan, que matan no te mantiene al margen si no hacés algo desde tu lugar, desde tu género. Si no empezás a pensar, a deconstruirte, a ayudar a una amiga o a una desconocida en situación de violencia. No te quedes callado, actuá, hacé algo, movete. ¡No seas cómplice!

No te hagas el desentendido, no señales con el dedo, no uses el poder que te otorgó gratuitamente una cultura patriarcal, machista, injusta y misógina. Vinculate, informate, acompañá en la lucha por la igualdad.

Nosotras estamos unidas y empezamos un movimiento que está haciendo temblar la tierra en todo el mundo. Nosotras nos tenemos en esta revolución que está haciendo que muchos cambien, se sumen y acompañen.  Por las hijas, por las hermanas, por las madres, por las abuelas, por las amigas, por las compañeras, por las conocidas y las desconocidas, por todas.

Por Candela, por Lola, por Wanda, por Carolina, por María Marta, por Nora, por Alejandra, por Brenda, por Fátima, por Claudia, por Mariana, por Silvia, por Florencia, por María, por Paula, por todas.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos