lautalan@baenegocios.com 
@luisautalan 

Jugar con el tiempo suele ser delicado y de sumo riesgo. Lo contrafáctico de vislumbrar: "Si hubiesen hecho esto" o "intentado lo otro" conlleva a escenarios de imaginación que son atomizados por la realidad. Y la historia de la Argentina nos ilustra sobre la reiteración de yerros que según pasan los años, ofrecen similar gama a la luz pública.

El esplendor de Internet abrió una nueva dimensión, ejemplos: hay quien puede crear videos, adjudicarlos a determinado ente prestigioso global y al quedar al descubierto, retractarse. Acotamos la salud en progreso de las noticias falsas o el impacto calculado para determinados temas.

No hay inocencia en tales acciones, prevalece el resultadismo atroz. Tampoco nada se descubre al comentar que la identificación con partidos políticos o sus posiciones/decisiones deriva en adjetivos "descalificativos". Ser peronista, radical, socialista u otras posiciones entonces es la etiqueta de insulto para "adversarios".

No sólo es la grieta, porque el "apunten y disparen" se torna modo de vida. Empero, está probado que cuando sectores liberales grafican la génesis de todo mal en la política, el Congreso, sindicatos u otras instituciones propician un debate. Allí y sin equiparar fuerza política alguna a una dictadura, aparece el silencio en respuesta al interrogante sobre por qué nuestro país no se convirtió en San Marino, Luxemburo o Noruega en el período 1976/1983.

Incluso desde las exactitudes aritméticas liberales o neo brota un malestar -más ligado a emociones que al cálculo- si alguien se atreve a recordar que las últimas sucesiones gubernamentales -en provincia y Nación- no fueron de Daniel Scioli a Axel Kicillof o de Cristina Fernández a Alberto Fernández, aunque resulte obvio.

Frente a la necesidad de empatías nacionales específicas y urgentes apelamos a una reflexión del investigador Stefan Kühn en el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). "Encontraremos la vía hacia el desarrollo sostenible e inclusivo sólo si combatimos desigualdades en el mercado laboral y facilitamos el acceso al trabajo decente".