fgolender@cronica.com.ar 
@flopa01 

Como cualquier otro día, llegás al supermercado aprovechando el descuento de la tarjeta de crédito para hacer la compra "grande", te acercás a la góndola de lácteos y te disponés a guardar los dos productos a los que has reducido esta categoría en el último año: queso crema y leche para el desayuno.

Es entonces cuando sentís un importante shock que te hiela la sangre tanto como las heladeras de las grandes cadenas, al ver que el pote de 500 gramos del untable (ese que se usa para las tostadas) pasó a costar $185. Estabas casi seguro de que en tu última visita, un mes atrás, lo habías pagado $110. Imaginabas que ahora, tras las elecciones y las consecutivas devaluaciones del peso frente al dólar, podía costar $130. Pero no. Te encontrás con un aumento del 70%.

Te preguntás como un romántico que aún cree en la posibilidad de la "compra inteligente" cuál es la lógica de semejante remarcación en un artículo de producción nacional. No hay. En Crónica, por ejemplo, se priorizan, en tiempos de inflación al alza y de salarios a la baja, las notas que sirven de termómetro del bolsillo de los trabajadores y los jubilados (principalmente) y tanto en los relevamientos propios como en aquellos realizados por consultoras privadas se registraron subas que rondan entre el 10% y el 20% en los últimos 60 días. Si bien esos promedios se reflejan en el ticket total, al detenerte en algunos productos un suceso de profunda incertidumbre se dispara, porque hay precios que se corrieron tres veces esos porcentajes.

El Indec, a su vez, registra niveles de variación como el del queso untable, pero lo hace en sus comparaciones interanuales. La manteca, el pan, el aceite son algunos de los productos que aumentaron por encima del 50% desde 2018. Son márgenes enormes que el ente estadístico oficial mide en todo el país tomando como parámetro las opciones más accesibles del mercado. Pero para los grandes comercios de la ciudad se queda más que corto.

Los estados de conmoción del consumidor se alteran entonces más allá de su capacidad de compra. Ocurren situaciones de total incoherencia a raíz de la falta de control, como al otro día ir al chino y que el mismo pote de queso de la misma marca esté "en oferta" a $155. En fin, lo de este producto es anecdótico, no se trata de un artículo de primera necesidad. La leche, el otro lácteo mencionado, sí es de consumo básico y subió 90% respecto del año pasado, según informó en octubre el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina.

Te preguntás como cualquier persona de bien que aún cree que una sociedad más igualitaria es posible: ¿cómo hacen aquellos cuya compra hoy se reduce a cubrir los básicos o ni siquiera eso?

Ver más productos

El beato Bartolomé Fanti, en el recuerdo de lglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Bartolomé Fanti

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos