@jorgecicu 

En 2015 mi hija Julia se recibió de psicóloga. En la puerta de la Facultad de la UBA, en la avenida Independencia, esperamos su salida tras dar la última materia. Cruzó la puerta con una gran sonrisa y los brazos en alto, sus amigos y compañeros la bañaron con pintura, harina y huevos. Y la fiesta -después de un baño- siguió en casa con más amigos, música, bebidas, empanadas y torta.

Hace dos semanas, mi hijo menor, Guido, se recibió de biólogo. Lo que tendría que haber ocurrido a principios de abril se postergó por arte de la pandemia hasta agosto. Y tuvo que defender su tesis vía Zoom. Fue extraño. Él en su pieza, frente a la computadora exponiendo su tesis frente a profesores que también estaban en su casa.

A pocos metros, en nuestro escritorio, estábamos con mi esposa viendo en otra computadora unas caras -las del jurado- y la de mi hijo hablando e intercambiando conceptos sobre "el receptor 5-HT2a en Corteza PreFrontal" (de eso se trataba su tesis), por casi dos horas. Hubo un espacio en negro. Unos quince minutos en los cuales el jurado deliberó y nosotros, los padres, dando vueltas ansiosos. De pronto aparecieron los tres rostros en la pantalla y dieron su veredicto: Felicitaciones, un 10 y la licenciatura.

Todo virtual hasta ese momento, menos la emoción. Se abrió la puerta de su habitación y se acabó la virtualidad. Un abrazo largo y algunas lágrimas. Pero no hubo ni huevos ni pintura. Amigos, compañeros y familia lo felicitaron también virtualmente. Explotaban los celulares. Mensajeros trajeron tortas y obsequios durante todo el día.

Dos hijos recibidos en la UBA de maneras muy diferentes. Pero lo que quedó al final de cada jornada fue lo mismo, una emoción irrefrenable, la sensación de deber -al menos una parte- cumplido como padres y una alegría que la pandemia no pudo modificar. El orgullo no tuvo nada de virtual.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos