A "pintar" a la cárcel. La Policía de la Ciudad capturó a "Miguel Ángel, el artista del éxtasis", un ciudadano uruguayo que comercializaba la droga de diseño en importantes boliches de Palermo Hollywood y bajo la modalidad de "narcoflete". Todo se inició a raíz de una denuncia de un vecino al 911 ante la presencia de un joven violento que había generado disturbios en Cabildo y Santos Dumont.

Al acercarse al lugar, los oficiales se encontraron con el muchacho y el padre de este, que explicó que en realidad su hijo padecía de adicción a las drogas y que su proveedor le suministraba las sustancias bajo la modalidad de narcoflete, que consiste en que el dealer vendía la mercancía en una camioneta de tipo utilitaria ubicada a metros del lugar.

Con esta información, personal de Brigada de la Comuna 14 y efectivos de la Comisaria Vecinal 14 B de la Policía de la Ciudad identificaron el vehículo y tras cercarlo lograron detener al dealer junto a su novia, los cuales tenían en su poder un "tubo" de cocaína, gran cantidad de pastillas de éxtasis y una importante suma de dinero en efectivo.

Al identificarlo, el personal policial pudo corroborar que se trataba de "Miguel Angel", un conocido dealer de la noche porteña, también conocido como "el artista del éxtasis", ya que frecuentaba los boliches top de Palermo Hollywood donde vendía sus pastillas perfectamente moldeadas con diferentes formas y tamaños como por ejemplo pequeñas "granadas de guerra".

Tras la detención, se allanó la vivienda que la pareja alquilaba en Villa Crespo, secuestrando una gran cantidad de pastillas de éxtasis, teléfonos celulares y entradas para boliches, fiestas electrónicas y after hours. Las pastillas incautadas eran de fabricación casera y conocidas como "pura sangre", las cuales tienen un valor de $300 cada una.