Un operativo policial realizado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires culminó con dos hombres, hermanos de 27 y 25 años, detenidos por dirigir un taller textil clandestino.

Según trascendió, oficiales de la Comisaría Vecinal 4 B observaron a estas dos personas en la calle Ventana al 3800 “con gran cantidad de pantalones -algunos dentro de bolsas de nylon y otros sueltos- que eran subidos a un utilitario Peugeot Partner, donde había más prendas de ese tipo”.

Al ser consultados por los efectivos, los hermanos reconocieron que no poseían la documentación necesaria de la mercadería y que manejaban el taller sin habilitación de la vivienda.

El Dr. Blas Matías Michienzi, a cargo de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas 40, solicitó la colaboración de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) para realizar una inspección en el lugar.

Los inspectores detallaron que el taller tenía dos pisos y que en su interior había estantes repletos de ropa, maquinaría industrial, rollos de tela, accesorios de confección y bultos con jeans. 

Al cabo de un pasillo, encontraron siete habitaciones, tres en planta baja, y cuatro en planta alta, además de una cocina con muchas ollas y un baño precario. En las piezas, hallaron frazadas, zapatillas, colchones y en una de ellas se encontraba la madre de los imputados, quien aseguró que sólo vivían allí ellos tres.