Un trágica situación se cobró la vida de un mecánico de 42 años que estaba reparando un colectivo de la línea 521 cuando el chofer de esa unidad no notó su presencia, arrancó y lo mató en el acto en la localidad bonaerense de Monte Chingolo.

Fuentes policiales indicaron que el trágico episodio ocurrió el martes pasado en el playón de la empresa Micro Ómnibus Oeste (MOESA) ubicado en la avenida 9 de Julio al 3300 de dicha localidad del partido de Lanús, que también lo utiliza la línea 526, cuando el chofer volvió del baño y no notó la presencia de Daniel Torres (42), quien falleció en el acto tras ser aplastado.

La víctima, a quien apodaban “el Buda”, se encontraba realizando trabajos de mantenimiento en el interno 4, algo que hacía habitualmente con todas los vehículos que llegaban al estacionamiento previamente a que volvieran a salir a circulación por las calles del sur del Gran Buenos Aires.

Lo cierto, es que el chofer había ido al baño antes de partir a un nuevo recorrido y así fue que subió al coche, sin darse cuenta de que el operario estaba trabajando debajo de él. En cuanto arrancó, advirtió que algo pasaba y detuvo su marcha, alertado también por los gritos de las personas que estaban en la terminal y sabían que Torres estaba bajo el coche. Pero ya era tarde, porque el movimiento que llegó a realizar fue suficiente para aplastar al mecánico, quien falleció en el acto.

Tragedia: muerte y carátula

Efectivos de la Comisaría 6ta de Monte Chingolo se hicieron presentes rápidamente en el lugar, alertados por testigos del hecho y compañeros de los dos protagonistas del episodio. Todos coincidieron en declarar que se había tratado de un trágico accidente, también arribó al predio una ambulancia con personal del SAME, quienes confirmaron que Torres falleció tras ser arrollado.

El conductor, de 24 años de edad, sufrió una crisis de nervios al enterarse del accidente que de manera involuntaria había provocado, y quedó detenido en la Comisaría 6ta, a disposición de la Justicia e investigado por “homicidio culposo”. La causa fue radicada en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) Nº 6 descentralizada de Lanús, a cargo del fiscal Martín Rodríguez.

El taller está ubicado en la localidad de Monte Chingolo (Zonales.com).

Cabe destacar, que la línea 521 no sale de los límites de Lanús: hace un breve recorrido entre la estación Lanús del Ferrocarril Roca y el límite del municipio con el partido de Quilmes, a la altura de la calle Coronel Lynch, que divide Monte Chingolo de Bernal Oeste, en ese distrito.

El playón de la avenida 9 de Julio no se encuentra en el trayecto de ramal sino a unas seis cuadras, es decir, que los choferes salen con el colectivo vacío, fuera de línea y sin pasajeros.

Otro hecho lamentable

En una sorprendente sucesión de hechos de este tipo sucedidos en la zona, menos de una semana atrás otro hombre había fallecido aplastado por las ruedas de un vehículo, en este caso en el límite entre el partido de Lanús y el de Lomas de Zamora, marcado por la avenida Pedro Uriarte.

En esa ocasión, el hecho fue aún más increíble: la víctima, de 70 años, iba como acompañante en un automóvil particular que fue chocado por un colectivo 277. Por la fuerza del golpe, el hombre salió despedido del vehículo, un Volkswagen Gol, que le pasó por arriba provocándole la muerte.

Posteriormente se constató que el chofer del colectivo estaba borracho, con un elevado grado de alcohol en sangre, y fue encausado por “homicidio culposo agravado”.