Una familia paraguaya, hace dos años y medio atrás compró un terreno en Pinamar, y luego de edificar la casa, con mucho esfuerzo, ladrillo por ladrillo, de un día para otro les llegó una notificación mediante la que se les ordena que en tres días debían desalojar la vivienda.

Según contó el hombre en diálogo con Crónica HD, la notificación llegó de parte de la Fiscalía de Pinamar mediante la que los tratan "de usurpadores", y les dicen que deben desalojar el lugar en los próximos días, por lo que la preocupación de la familia es que al cumplirse el plazo no les quedará otra que dormir en la calle. "Es muy doloroso y triste, yo trabajo todos los días", dice el hombre que se dedica al oficio de plomería, y tiene dos hijas de 8 y 17 años.

Aparentemente, la familia compró el terreno a un abogado llamado Sebastián Angeleri. Además, firmó todos los papeles en la escribanía, y pagó un total de 20 mil dólares, en cuotas, sin embargo, nunca le dieron recibos, por lo que no tiene comprobantes de los pagos que efectuó.

"Hice todos los papeles, limpié el terreno, y después de seis meses, un año, comencé a edificar", y cuando ya estaba por finalizar la obra, de un día para otro apareció el "supuesto dueño con dos oficiales". "Me dijo que es de él y que yo soy un usurpador", contó indignado.

Además, quien dice ser el propietario del terreno no mostró ningún papel. "Yo quise hablar con él, pero no se puede porque me rebajó mucho, soy extranjero, y me basureó, me dijo de todo", agregó.

Aún así el hombre aseguró que "va a luchar hasta lo último", aunque afirmó que si los sacan "no les va a quedar otra que empezar de cero".