Un hombre fue condenado a 10 años de prisión por intentar asesinar a su expareja, a quien le ocasionó múltiples heridas con un pico de botella, en un domicilio del barrio Ampliación Federal, de la capital tucumana.

La sentencia se conoció ayer, cuando el tribunal tucumano resolvió condenar a 10 años de prisión al joven de 25 años imputado por el delito de "homicidio en grado de tentativa, agravado por el vínculo y por mediar violencia de género" en perjuicio de su expareja de 22 años.


Se trata de la primera causa por un delito de estas características tramitada íntegramente dentro del Nuevo Código Procesal Penal, lo que significó que ni bien se dictó la condena el agresor quedó preso y no se debió esperar a que quede firme.

Durante sus alegatos, el fiscal Gerardo Nicolás Salas, a cargo la Unidad de Violencia Familiar y de Género II, solicitó 14 años de prisión para el imputado. El tribunal resolvió condenarlo a 10.

De acuerdo con la investigación los hechos, la noche del 31 de diciembre de 2020, el ahora condenado ingresó a la casa de su expareja y luego a su habitación, donde la mujer se encontraba durmiendo.

Una vez allí, la despertó y le insistió con retomar la relación de pareja, aunque ante la negativa de ella, la tomó de los brazos, forcejeó con la joven y con un pico de botella que sacó del bolsillo de su pantalón comenzó a realizarle cortes en diferentes partes del cuerpo con intenciones de matarla.


Ante los gritos de auxilio de la mujer, acudieron en su ayuda su padre y su hermana, quienes comenzaron a patear la puerta para poder ingresar y lograron hacerlo en el momento en que el atacante se encontraba cortando el cuello de la víctima, por lo que tuvo que ser llevada a un hospital para ser asistida.

El agresor escapó, permaneció prófugo de la justicia y su detención se concretó días después.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy