Familiares y amigos de Sheila Ayala despiden los restos de la nena de 10 años asesinada en la localidad bonaerense de Trujuy, partido de San Miguel. Sus tíos, Leonela Ayala y Fabián González, confesaron el crimen luego de que su cuerpo fuera hallado entres dos medianeras. 

Sheila fue velada en una casa velatoria ubicada en Av. del Libertador y Triunvirato, a la que no pudo ingresar el padre de la pequeña y su familia, por pedido de la abuela materna. "No la cuidó y ahora va a venir a llorarla, van a ir todos presos", lanzó la mujer luego de pedir que los familiares paternos "ni se arrimen al cementerio".

La familia del padre no pudo acercarse al lugar. (@MarcoBustamante)
 
Los restos de Sheila fueron inhumados en el cementerio de San Miguel, donde la Policía bonaerense montón un fuerte operativo de seguridad para evitar disturbios.
 
La familia del padre no pudo acercarse al lugar. (@MarcoBustamante)
Familiares, amigos y vecinos se acercaron al lugar en dos colectivos escolares. La madre de la nena se descompensó y tuvo que ser atendida en una ambulancia. 
 
Hasta el momento, los investigadores trabajaban con la sospecha que el tío de víctima habría querido abusar de la menor, pero la nena se habría resistido.