Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron que el hecho se produjo el lunes pasado, cuando la infortunada víctima, llamada Daniela Alejandra, de 16 años, salió del establecimiento Nuestra Señora de la Merced y comenzó a caminar rumbo a su vivienda.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, al arribar al cruce de avenida San Martín y Doctor José Rebizzo, en el citado distrito, en el noroeste del conurbano provincial, aparecieron en escena los 2 hampones.

Según dijo la menor, uno de los agresores se tropezó, a propósito, con ella, oportunidad en la que le colocó un sticker en uno de los brazos. Posteriormente, los sujetos huyeron y se refugiaron en las calles de dicho vecindario.

Al respecto, Daniela Alejandra afirmó que a los pocos minutos, comenzó a sentir un malestar en el cuerpo.

Momentos después, la chica tuvo que ser trasladada, de urgencia, por su progenitora a un centro asistencial, situado en calle Lisandro Medina al 2200, en Caseros, y los médicos, tras revisar a la paciente, consideraron que había tenido contacto con la famosa sustancia denominada escopolamina, que es tradicionalmente conocida como burundanga. A su vez, los facultativos agregaron que no corre riesgo la vida de la estudiante.

Pesquisas policiales de la comisaría de Caseros (1ª de Tres de Febrero) comenzaron a investigar la tremenda situación, ya que hasta el momento se desconoce tanto el paradero de los hombres como los móviles de la agresión. Se cree que los delincuentes habrían tendido como intención el rapto de la víctima, aunque no se descartan otras hipótesis. A raíz de este motivo, los servidores públicos de la seccional realizan diferentes procedimientos, con el objetivo de aclarar lo sucedido.

Intervino en la causa, que fue caratulada "Averiguación de ilícito", el doctor Héctor Enrique Scebba, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 1, del departamento judicial de San Martín.

Sustancia peligrosa

Especialistas en toxicología aseguran que la burundanga es un alcaloide que actúa como depresor de las terminaciones nerviosas y del cerebro. La mencionada droga induce la dilatación de las pupilas, la contracción de los vasos sanguíneos y la reducción de las secreciones estomacal y salival.

En dosis altas, la escopolamina puede originar convulsiones, depresión, taquicardia severa, insuficiencia respiratoria, colapso vascular y hasta la muerte.