Una mujer de 29 año, falleció en el Hospital Avellaneda situado en la provincia de Tucumán, el viernes pasado, cuando daba a luz a una beba. Ahora la familia de la víctima denuncia al establecimiento médico por mala praxis.

La mujer fallecida durante el parto fue identificada como Betiana Juárez. Según sostiene la familia, "las cosas se complicaron porque la anestesista llegó tarde". De manera que radicaron la denuncia correspondiente e intervino la justicia. No obstante, la beba logró nacer y se encuentra en el área de Neonatología.

El Hospital de Avellaneda, en Tucumán.

¿Qué dijo el marido de la mujer fallecida?

Rodrigo Gómez, esposo de Betiana, contó que Betiana el viernes pasado 3 de junio le pidió que la acompañe a hacerse un control ya que estaba dentro de los días en los que podía dar a luz, según le había dicho la ginecóloga.

"Estuvimos horas ahí. Me avisaron que le iban a hacer un análisis de sangre. Me enredaron y me hicieron perder el tiempo porque mi mujer ya estaba muerta", aseguró Gómez. Y agregó que "con el correr de las horas se fue enterando de la verdad".

"Todo el tiempo me mintieron, me chamuyaron", afirmó.

"Me la llevaron, ella era una buena persona, una buena madre, una luchadora", la recordó. Y sentenció: "Voy a ir hasta el fondo para que no le pase a nadie más".

Familia recibirá una millonaria indemnización por mala praxis en una bebé recién nacida

Un juzgado civil condenó a la provincia de Mendoza a indemnizar a una familia con cerca de 30 millones de pesos por un caso de mala praxis en un bebé recién nacido en un hospital público ubicado en el departamento mendocino de Tunuyán.

El Tribunal de Gestión Asociada Cuarto hizo lugar a la demanda presentada por la familia contra el hospital Scaravelli y la provincia de Mendoza, y condenó al gobierno provincial a pagarles  $16.600.000 a$13.200.000  a la niña. Sin embargo, al tratarse de un fallo de primera instancia, la sentencia que se dictó puede ser apelada.

La demanda que había presentado la familia en el año 2015 fue por "daños y perjuicios" , y fue hecha inmediatamente después de la deficiente atención médica en el nacimiento de la niña.  

Según lo que determinaron las pericias, las consecuencias fueron  extremadamente graves para la pequeña: daños cerebrales irreversibles y discapacidades motrices severas. "Las lesiones sufridas producen una enfermedad incurable, con pérdida de la salud mental y física, y una inutilidad para el trabajo permanente", indicó uno de los peritos del caso.

Ver comentarios