El hecho sigue conmocionado a todo el país. Y pese a la repercusión que tiene en las redes sociales, los dos policías acusados de matar a un nene de doce años durante una persecución continúan libres.

"Está mal la policía. Él era una criatura, era muy querido. Mienten cuando dicen que tenía armas, no hay nada de eso en las fotos. Están equivocados. Facundo no era un asesino de policías. No era como el que asesinó a dos en el parque 9 de Julio", manifestó Hilda Ferreira, tía de Facundo Burgos, el chico de 12 años asesinado de un tiro en la cabeza.

Sobre Mercedes Ferreira, contó: "Era abuela y madre, porque lo crió desde chico". Justamente, en las últimas horas se difundió por Facebook una carta suya, en la que expresa bronca y dolor por lo ocurrido. "Debemos soportar infinidad de historias falsas, circulando por Internet o televisión, porque no, nada hubiera justificado lo que hicieron, pero mi nieto no robaba, ni manejaba un revólver, como inventa la policía", afirmó.

En otro tramo del texto, asegura que le ocultaron las causas de la muerte de su nieto. "Y en cuanto nos enteramos, salimos corriendo al hospital, donde nos recibieron con mentiras los voceros arreglados con las fuerzas. Sufrió un accidente vial, nos dijeron. Y minutos después, la tomografía nos anunció que había fallecido por el tiro de un arma 9 milímetros", contó la abuela.

Hilda dijo que tienen previsto marchar reclamando el esclarecimiento del caso. "Los policías lo dejaron tirado en el Padilla, como a un perro, y dijeron que había tenido un accidente. Nosotros vamos a seguir con la lucha. No descartamos realizar una marcha en Tribunales para reclamar Justicia, porque los policías están libres y nosotros destrozados", remarcó.

El chico que murió de un disparo en la cabeza habría disparado un arma en contra de los policías, según habría determinado el dermotest que se le practicó. El jueves a la madrugada, dos policías comenzaron a perseguir a un grupo de jóvenes que se movilizaban en tres motos.

Al llegar a la esquina de Francia y pasaje Río de Janeiro, según el informe policial, los sospechosos abrieron fuego contra los uniformados. Los agentes respondieron e hirieron de un disparo en la nuca a Facundo Burgos, que murió minutos después y detuvieron a J.A, que conducía la moto en la que viajaban los menores.