Por Ricardo Filighera
@Rfilighera

Aurelia Catalina Briant, conocida como Oriel Briant, fue una muy bella profesora de inglés que experimentó, a partir de su casamiento con Federico Pippo, una serie de episodios vinculados con el maltrato, la violencia de género y la discriminación. Su existencia se convirtió en un verdadero martirio y su final fue horroroso, digno de un thriller con reminiscencias sobrenaturales, rituales satánicos, brujerías y apremios ilegales vinculantes de los "años de plomo". Su cuerpo fue encontrado el 13 de julio de 1984 a un costado de la Ruta 2 Km 75, debajo de una pequeña arboleda, jurisdicción de la localidad de Brandsen.

Oriel Briant fue asesinada de 37 puñaladas, varias de ellas dirigidas a los órganos sexuales, crimen cometido, según los estudios previstos, entre la medianoche del 9 de julio y las seis de la mañana del 13 de julio. Fue un verdadero calvario el que sufrió aquella mujer de 37 años. Según destacaron los médicos forenses, un odio irrefrenable se había posesionado sobre la profesora y como consecuencia de esta circunstancia se había mutilado su cara, sus senos, el vientre, sus piernas y brazos. También se había señalado como parte de esa postal pavorosa que el cuerpo mostraba tres disparos de calibre 32. El informe médico señalaba que un disparo le había partido la boca; en tanto, su dentadura aparecía parcialmente volada por la bala. El segundo disparo había penetrado en uno los glúteos, mientras que el tercero había seguido un trayecto por casi todo su cuerpo. Y como imagen macabra de todo este hecho, los peritos forenses habían establecido que el arma blanca había escarbado toda la zona púbica mientras la víctima continuaba aún con vida. En consecuencia, la vagina, el útero y los ovarios de Oriel habían sido, prácticamente, destruidos. También se descubrieron extrañas marcas de quemaduras en la piel que sugirieron, lisa y llanamente, la aplicación de una picana eléctrica: una verdadera postal macabra.

La incógnita de este terrible hecho generó dudas, acusaciones cruzadas, elementos de una novelística propia del bien contra el mal y de una trama policial en la que se habían hecho presentes protagonistas muy pero muy pesados.

Este diario había seguido desde el vamos una cobertura muy especial con enviados especiales, cronistas y fotógrafos a los lugares de los propios acontecimientos (ver tema aparte).

La profesora Oriel se encontraba en ese entonces separada de su marido, Federico Pippo, y era madre de Christopher, el benjamín; Martina Magalí del Socorro; Tomás y Julián. Físicamente, Oriel era una mujer hermosa que podía haber desfilado en las pasarelas más exigentes del mundo: tenía 1,70 de estatura, medidas: 90-60-90, ojos pardos y cabellos rubios muy largos.

El martirio que sufrió Oriel es comparabale a los rituales demoníacos que tuvieron importante lugar de referencia en la Edad Media. Según señalan testimonios de esa época, en Francia, en el siglo XVII, el abad Guibourg fue un sacerdote que colgó los hábitos e inventó las denominadas misas negras: puntapié inicial del oscurantismo. Afirman, en este sentido, que el satanista debe realizar diversos rituales y numerosas ceremonias con el firme objetivo de manifestar su fuerza oculta.

Los satanistas se llamaron a "silencio" durante determinadas etapas de la humanidad, aunque en 1980 volvieron a tener terrible protagonismo. En el devenir de una combinación de episodios teñidos de sangre y horror, empezaron a registrarse incendios de iglesias, profanaciones de cementerios en Francia y, también en ese país, el cuerpo de una mujer de 77 años fue exhumado y expuesto a terribles rituales; a lo que se sumaron asesinatos de sacerdotes y diversos sacrificios humanos. ¿Qué características son las que determinan un crimen satánico? Por sobre todas las cosas: la puesta en escena del crimen y la personalidad del asesino. Por otra parte, también es importante las imágenes y los objetos religiosos.

El inicio

Esta tragedia del Medioevo tuvo su comienzo cuando Oriel (23), en las aulas de la Facultad de La Plata, conoció a Federico Pippo (29). Se casaron a comienzos de 1970 con ceremonia religiosa en City Bell y la fiesta se llevó a cabo en el Instituto Británico de La Plata. Oriel se destacaba por una belleza espectacular, según narraba el periodista Enrique Sdrech en su rigurosa investigación sobre la muerte de la profesora. El matrimonio en cuestión alquiló, al poco tiempo, un humilde departamento y, luego, producto de ahorros (a lo que también se agregó una importante suma de dinero que habría dado la madre de Pippo y que correspondía a un juicio ganado) adquirió una propiedad ubicada en la calle Cantilo, entre 22 y 23, City Bell. Federico Pippo, en tanto, transitaba dos actividades: oficial de la policía bonaerense y, por otra parte, profesor de literatura en el Instituto Roque Sáenz Peña, en Riobamba y Córdoba, Capital. Por su parte, Oriel daba clases de inglés en su casa y también a domicilio. La pareja cambia su Fiat 600 por un Renault 12 y el esfuerzo va mejorando su condición con numerosos veraneos en las playas de Miramar; sin embargo, empieza a fisurarse el matrimonio.

Los golpes y el maltrato empiezan a lesionar la humanidad de Oriel y se lo confiesa a su madre. En tanto, Federico Pippo viaja a Europa con su alumno predilecto, Charles Davis, a quien siempre elogia como portador de una particular belleza y con el que habría mantenido una relación afectiva. En diciembre de 1980 nace Christopher y la situación empieza a hacerse insostenible. Oriel se fue a vivir con sus cuatro hijos al chalet materno, aquel viejo y querido espacio familiar de la calle 7. Oriel dejó todo en su casa matrimonial y se fue, apenas, con una muda de ropa.

La madre de Oriel se traslada al poco tiempo a Inglaterra para visitar familiares y Oriel empieza a transitar otra verdadera pesadilla. Refuerza más la seguridad con una serie de trabas en las puertas y observa que, determinado día, habían violentado la puerta de la vivienda.

El terror, el miedo y la angustia se apoderan de Oriel Briant. Su hermana menor, Denise Briant, también empieza a manifestar una particular preocupación.

A todo esto, Oriel había iniciado un vínculo sentimental con un comerciante, casado él y con hijos, Alberto José Mensi; el primer detenido luego del descubrimiento del crimen de Oriel y dejado en libertad a los pocos días.

Por otra parte, el supuesto clan del terror empezaba a erigirse en los principales protagonistas de esta siniestra historia: Federico Pippo, el principal blanco de sospechas, su hermano Esteban, vinculado con grupos parapolicipales de la última dictadura militar, y la madre de ambos, Angélica Romano de Pippo, mujer apasionada a prácticas de esoterismo, umbanda y rituales. A este clan del horror se sumaría luego, Néstor Romano, primo de Federico y Esteban y dueño del stud donde el misterio y el terror habrían tenido, después, especial protagonismo.

Ver más productos

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Para trabajar la mente y la paciencia

Para trabajar la mente y la paciencia

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos