Frente a ello, el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, investigó las llamadas y acumuló las pruebas necesarias para detener al autor de las amenazas. Fue a través de la Policía Federal Argentina, tras un allanamiento en la ciudad bonaerense de Balcarce.

“No vamos a permitir ningún tipo de amenazas. Trabajamos para esclarecer estos hechos y para que todos aquellos que cometen estos delitos asuman sus responsabilidades ante la Justicia”, aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instruyó políticas expresas a la Secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.

El hombre detenido.

La pesquisa comenzó el pasado 5 de febrero, luego de que en los días anteriores el imputado se comunicara en cuatro ocasiones con el sistema de emergencias.

Allí una serie de advertencias contra el submarino ARA Salta, que sugerían que “va a haber una bomba” y “se va a hundir”. Inmediatamente se puso en marcha el protocolo de actuación para verificar el carácter de las amenazas y dar con el responsable.

En primer lugar, los detectives dieron con el número del celular desde el que se habían producido las llamadas y requirieron las cartas y audios de las mismas, así como todas las comunicaciones que había realizado el abonado

Celular del cual se hicieron las llamadas.

El análisis realizado por el personal policial sobre las antenas de ubicación permitió localizar el origen de las amenazas: provenían de la ciudad de Balcarce, a unos 75 kilómetros. La investigación llevó a los efectivos hasta un domicilio ubicado en la calle 42, donde vivía el principal sospechoso, un hombre de 63 años.

El detenido fue trasladado a la Delegación Mar del Plata de la Policía Federal, en carácter de incomunicado.