La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, reveló este lunes que la banda delictiva de Los Monos "paga entre 2.500 y 4 mil pesos para balear frentes" de viviendas vinculadas a funcionarios del Poder Judicial.

La funcionaria reafirmó su intención que "(Ariel Máximo Guille) Cantero siga manejando las cosas desde la cárcel. Queremos evitar eso".

Bullrich concedió que "los juicios que condenaron a los líderes de Los Monos han generado una saga de tiroteos en distintas partes de Rosario intentando amedrentar a jueces".

La ministra de Seguridad aseguró que Cantero sigue manejando a " Los Monos" desde la cárcel.


Y destacó, en ese sentido, el trabajo conjunto con las fuerzas de seguridad de la provincia de Santa Fe. "En los últimos días tuvimos varios detenidos vinculados a esto; estamos haciendo investigaciones profundas para llegar a los responsables”.

Policía de Santa Fe para detener a varios de los responsables de los ataques.
Bulrich precisó que en los últimos días las fuerzas federales estuvieron trabajando fuertemente en el tema y lograron detener a varias personas presuntamente vinculadas a estos ataques, mientras se continúan haciendo "investigaciones profundas" para llegar a todos los responsables.

El edificio donde vive la jueza que juzgó a Los Monos fue atacado a balazos.

"El sistema es simple y perverso, porque se trata de un pago de entre 2.500 y 4 mil pesos a personas que van y tirotean un determinado lugar, mandados directamente por Los Monos. No necesariamente estas personas pertenecen a la banda -aclaró-, entonces se hace más complejo. Estamos cubriendo todas las partes céntricas de Rosario donde puedan ocurrir; son muchos objetivos, estamos trabajando para tratar de prever esto con un comando unificado!, enfatizó.

 

El último de la extensa saga de atentados denunciados y adjudicados a Los Monos, iniciada en mayo pasado, fue una balacera contra la casa y dos autos de un policía que trabaja como custodio de la diputada nacional y ex jueza penal Alejandra Rodenas, el sábado en el barrio Belgrano de Rosario

Fueron siete tiros los que dispararon los desconocidos que balearon una casa que pertenecía a uno de los jueces que condenó a los líderes de Los Monos.

Como la legisladora fue una de las funcionarias que trabajó en la investigación de la banda de Los Monos, y quien finalmente dictó los procesamientos por asociación ilícita y por el crimen de Diego Demarre, no se puede descartar que el ataque se inscriba en la saga de balaceras intimidatorias contra jueces y funcionarios que participaron de esa pesquisa y posterior juicio.

El atentado ocurrió en Colombia el 700 donde el policía de la División Judiciales Ariel B., de 42 años, vive con su familia; en el lugar se recogieron 16 vainas servidas que al parecer fueron lanzadas desde un auto ya identificado.