Tras un raid delictivo, la Policía de la Ciudad detuvo a los ladrones, que resultaron ser menores de edad. Los imputados robaron un auto en Liniers y luego otros dos en Mataderos. Tras una intensa persecución fueron atrapados sobre la Autopista Dellepiane. La seguidilla de robos comenzó cuando tres menores de edad con armas de fuego le robaron un Audi a su propietario en Caaguazú y Larrazábal, y a bordo del mismo llegaron al barrio de Mataderos para continuar cometiendo ilícitos.

Es así que, en Miralla al 1200, interceptaron a un hombre de nacionalidad china que estaba subiendo a su camioneta VW Amarok, y nuevamente a punta de pistola se la robaron y continuaron el raid con ambos vehículos. Sin embargo, a la vuelta de la esquina los imputados vieron la oportunidad de hacerse de un tercer vehículo, un Peugeot 308.

Para este entonces ya había sido irradiada una alerta por el 911 a todas las unidades de la Policía de la Ciudad que estuvieran en la zona, y a partir de ciertos indicios los móviles de la Comisaría Vecinal 9C comenzaron a buscar a los delincuentes en las inmediaciones del Barrio Cildañez, en Parque Avellaneda.

Fue allí donde el personal policial logró visualizar a dos de los vehículos en fuga, dando inicio a una intensa persecución, y al llegar a la esquina de avenida Derqui y el pasaje La Facultad, uno de los ladrones abandonó la Amarok y se subió al Peugeot para continuar la fuga.

Los efectivos de la Policía de la Ciudad montaron un operativo cerrojo, logrando acorralar a los delincuentes de manera tal que en la autopista Dellepiane altura Miralla interceptaron al Peugeot 308 y detuvieron a los dos delincuentes que se encontraban a bordo. Los dos imputados de 15 y 16 años fueron llevados al Instituto Inchausti mientras que los vehículos fueron secuestrados.

La causa recayó en el Juzgado de Menores N°7 a cargo del juez Alejandro Cilleruelo, quien decidirá sobre la situación de los adolescentes y cómo continuará su situación.