Jorge tiene una pizzería en la esquina Pueyrredón y Julián Pérez, partido de Morón. Hace 60 años vive en el barrio y desde que abrió su local, hace 22, ya le robaron 15 veces.

(Gentileza @universidad 891)

En julio lo secuestraron a unas 8 cuadras del local: lo interceptaron cuando viajaba en su camioneta, lo "pasearon" por varios barrios y terminaron liberándolo cerca del Hospital Posadas. Esa fue la gota que rebasó el vaso: quiere cerrar su negocio.

"No tengo respuestas del último robo. El fiscal no se comunicó conmigo. Hablé una sola vez con el Secretario de Seguridad. Fui 4 veces a la fiscalía y no me dan respuestas", relató Jorge a Crónica. "La zona es complicada, roban casas, comercios te cortan las cortinas. Acá no le hacen asco a nada", agregó.

Sobre la decisión de cerrar su local, el comerciante explicó: "Estoy pensándolo porque así no puedo trabajar. Este es un negocio familiar. Trabajan mis tres hijas, mis sobrinas...tengo un hijo con síndrome de Down que trabaja conmigo y no lo puedo exponer: ya una vez me lo quisieron matar".