La necesidad de poner un freno a la violencia política global, el agradecimiento por la solidaridad de los líderes mundiales ante el intento de asesinato de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, las oportunidades que se abren para el país a partir de las complejidades que atraviesa el sector energético mundial y la posiblidad de declarar al litio como mineral estratégico, son algunas de las cuestiones en las que el presidente Alberto Fernández hizo hincapié durante su visita a Estados Unidos.

Viajó a Nueva York para brindar su primer discurso presidencial ante la Asamblea de las Naciones Unidas pero también se reunió con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI); conversó con sus pares de España (Pedro Sánchez), Francia (Emmanuel Macron) y Alemania (Olaf Scholz); y este miércoles por la tarde hizo una última parada en Houston para reunirse con empresarios del sector petrolero. "Crónica" lo siguió en cada paso y participó de la conferencia de prensa que brindó el mandatario nacional en el Houstonian Hotel.

 

 

 

La conferencia de prensa de Alberto Fernández desde Houston

- Presidente, ¿De qué se trata el proyecto de ley que anticipó esta tarde en Houston a empresarios petroleros?


Ese es un proyecto que venimos trabajando con el ministro de Economía, Sergio Massa, hace ya unos días y que tiende básicamente a dar certidumbre a los que inviertan, no solamente en gas sino también en otras energías renovables como el litio, el hidrógeno en cualquiera de sus variantes, y también en energía solar. Es un proyecto que lo que básicamente pretende es fijar un escenario y que no sea alterado. Y por eso necesita de aprobaciones legales y por eso es un proyecto de ley. Y también esa misma lógica se aplica a los que construyan plantas de gas, de licuación de gas, que para nosotros son muy importantes para poder sacar el gas natural y convertirlo en gas licuado y llevarlo a otras regiones del mundo. 

- Mencionó en Nueva York la posibilidad de declarar al litio como mineral estratégico, ¿puede contar un poco más sobre el tema?


Ayer hablé de la importancia estratégica del litio. Efectivamente la tiene. Todos los que estuvieron hoy en mi mesa me hablaron de litio y son productores de gas o de petróleo, pero están viendo al litio como una energía importante. Y, por lo tanto, yo creo que tenemos que actuar como país con una lógica común. Por eso hablé de la necesidad de, siguiendo un poco lo que ha hecho Chile, declarar al litio un bien estratégico para el desarrollo de Argentina. Y lo que tenemos que hacer es ver cómo podemos preservar la buena explotación y la buena producción de litio con las provincias. Porque hay que acordarse que por el sistema federal que tenemos los dueños de las reservas mineras son las provincias. Así que eso es lo que ayer quise señalar cuando hablé de la necesidad de advertir lo que estratégicamente significa el litio en un mundo que va a demandar cada vez más litio. Y teniendo en cuenta que tenemos una cuenca muy importante y que además parece estar ampliándose constantemente. 

- ¿Cómo fue la reunión con Kristalina Georgieva el último lunes en el consulado argentino y hubo algún planteo específico respecto a las metas 2023?


Con Kristalina Georgieva hablé de todo. Hablé mucho de la economía mundial. Fue el mismo tema que me ocupó gran parte de la charla con (el presidente de Francia) Emmanuel Macron (el último martes por la noche) y los que estuvimos anoche en la cena, no solamente Macron. Entonces le advertí que el escenario ha cambiado sustancialmente. Ella lo entiende perfectamente bien. No digo ninguna novedad porque lo ha dicho ella antes que yo, que el escenario ha cambiado mucho y que hay que revisar cosas también. Le hablé de los derechos especiales de giro del Fondo de Resiliencia que se ha creado a instancias nuestras, y le planteé la necesidad de que la Argentina está incluida en esa distribución de DEGs. Y hablamos de algunas cosas que yo insisto, por ejemplo, en eliminar los sobrecargos, y ella me dijo que en la próxima reunión de directorio iba a poner ese tema en debate. Fue una muy buena charla, creo que fue muy constructiva y además creo que tenemos una mirada común sobre los efectos de la guerra en la economía mundial.


- Puntualmente sobre la conversación con Macron sobre las consecuencias de la guerra en Ucrania, ¿se habló sobre la posibilidad de armar una mesa de negociaciones para la paz y que la Argentina participe de esa mesa?


Cuando lo visité a Macron y a (el presidente de Alemania) Olaf Scholz hace unos meses, yo le planteé que esa guerra que están librando Ucrania y Rusia, y donde está también involucrada Europa y está involucrado Estados Unidos, es una guerra que excede mucho a la región y excede mucho a los que aparecen en sectores en pugna. Y que fundamentalmente en el hemisferio sur hay enormes pérdidas como consecuencia de esta guerra, y que la mayor es pérdidas tienen que ver con el hambre, lisa y llanamente. Desde entonces vengo planteando la necesidad de que el hemisferio sur sea escuchado y sea parte de la mesa que encuentre una solución al conflicto. Así vino la invitación al G-7. Y ayer el presidente Macron me invitó junto con el Presidente de la Unión Africana y el Presidente de Costa de Marfil, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Y estuvieron presentes además los cancilleres de Egipto y de India. Y volvimos a plantear la preocupación y nos planteamos una hoja de ruta para ver cómo podemos ser partícipes de una solución a este problema, que, si no nos involucramos, tememos que dure mucho tiempo. Y queremos que termine cuanto antes. Como dije ayer en mi discurso ante Naciones Unidas, yo valoro mucho la verdad el gesto del presidente Macron. Saben todos el afecto personal que le tengo y el respeto que me inspira. Y tiene que ver un poco con lo que ayer decía quién me presentó en la universidad New School. O estás en la mesa o sos el menú. Nosotros queremos estar en la mesa.

- Sobre la política local, ayer el gobernador Kicillof reconoció que hay un debate abierto sobre la posibilidad de eliminar las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias. ¿Cuál era su posición al respecto? ¿Escuchó el reclamo de algún gobernador?

La verdad es que como bien dijo Axel, es un debate que está abierto. Además, ustedes hablan todo el día del debate, así que es un debate que está abierto, imposible de parar, pero la verdad es que con toda franqueza no quiero opinar de eso, porque estoy con mi cabeza puesta en otros problemas. No estoy pensando ni en las PASO, ni en relecciones, ni en cuál es la coyuntura política y personal, ni de mi espacio político. Estoy pensando en cómo sacar adelante los problemas que tenemos y son muchos y todos los días se agravan, porque el mundo cada día está más difícil. Así que no tengo mucho más que agregar a lo que dijo Axel, es un debate que se ha abierto, pero hay que ver como evoluciona. La verdad es que yo tengo otras prioridades hoy en día. 


- Finalmente, ¿considera que el intento de asesinato a Cristina Kirchner fue organizado o que se trató de “un grupo de loquitos” como dijo el ex presidente Mauricio Macri?


No puedo hacer apreciaciones del tipo penal pero lo que pienso de lo que pasó es  lo que dije ayer se evidencia en todo el mundo. Ayer lo hablamos con Macron, lo hablamos con Pedro Sanchez, que nos pudimos cruzar en un momento. Tras la pandemia, se ha generado un desánimo social muy grande en todo el mundo y ese desánimo es aprovechado por sectores reactivos, a veces son más de izquierda, a veces más de derecha, pero parece estar prevaleciendo los de derecha y promueven un discurso realmente confortativo y un discurso de odio que a veces penetra en la cabeza de mucha gente y esto es un problema que tenemos y que tenemos que afrontar. En el discurso de ayer, hablé de la necesidad de regular de algún modo el uso de las redes sociales, para que allí deje de circular el discurso violento y el discurso del odio y me parece que eso es lo que tenemos que hacer como sociedad, porque nadie quiere lo que le pasó a Cristina. Nadie quiere que le pase a nadie, eso está clarísimo. También está claro que hubo gente que fue y tiró antorchas prendidas a la casa rosada, que hubo gente que fue y tiró bolsas mortuorias en la Casa Rosada, que hubo gente que puso una guillotina que yo aparecía cada dos por tres en la Plaza de Mayo colgado de una soga. Ahí parece haber un grupo de personas que estaban todos de acuerdo en hacer lo que hicieron. Hasta donde sé hay tres o cuatro detenidos. Entonces evidentemente hay un grupo de personas que estaban trabajando en eso. Después espero que la justicia determine si hay otros responsables que financiaron el tema o si el tema termina allí y no lo sé. También es cierto que eso lo visualizaban muchas veces los medios y lo que digo es que hay que entender que eso no es bueno para una sociedad, es definitivamente malo.

Mirá la conferencia completa de Alberto Fernández

Por F.G.

Ver comentarios