Por Roberto Di Sandro
El Decano
72 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

Esto es muy serio

Por primera vez desde que asumió, el presidente Alberto Fernández utilizó la cadena nacional para referirse a la grave amenaza que se extiende por el mundo: el coronavirus.

Reveló que se están adoptando todas las medidas necesarias “hasta ahora” para tratar de eliminar esta pandemia, como la calificó la Organización Mundial de la Salud ( OMS). En primera instancia quería salir en vivo y en directo, pero con el correr de las horas se fue postergando la difusión y, tras anunciarlo tres veces: a las seis, a las siete de la tarde y a las ocho de la noche, propaló el discurso minutos después de las 20.30, grabado, cuando se acomodaron todos los elementos técnicos para una clara difusión de imagen y sonido.

Antes lo había hecho con los representantes de la ciencia de diferentes sectores del quehacer nacional. Algunos quisieron terminar con las aglomeraciones en todos lados y “cerrar todo”, pero el mandatario bajó la tensión al decir que “esperemos la evolución”.

Surgieron inclusive en todas esas charlas que aún continúan y continuarán, tanto en la Casa Rosada como en Olivos, algunos que fueron directo al grano: “Terminar con las aglomeraciones de personas en las esquinas a ciertas horas”, y hasta ciertas apreciaciones agregaron el concepto “todo el día”.

Al mismo tiempo pudo saberse que Julieta Werthein, reconocida especialista en infecciones radicada en Israel, reveló que próximamente “podría estar en funcionamiento una vacuna”.

Los infectólogos que acudieron a la reunión del gabinete de crisis -y que de aquí en más lo harán continuamente- pudieron dialogar con la experta y aumentar conocimientos. En estas asiduas reuniones también aparecieron voces que no escatimaron en revelar un propósito: enviar a la calle columnas de camiones fumigadores que expandan el humo de precaución en todos los lugares del país. “No sólo en Capital y alrededores sino en todos los sectores más recónditos de la República”, esbozó uno de los participantes que inclusive se incluyó para guiar el operativo.

Permanecen en Olivos dialogando sobre la situación y se ve un Presidente “muy activo” llamando él mismo a todos lados, como también convocando a entrevistas sin solución de continuidad. Inclusive se supo que “a veces” se queda solo en su despacho y apunta una serie de conceptos que tienen directa relación con lo que va a surgir en las reuniones sanitarias. “Quiere recibir información minuto a minuto”, se le dijo a Crónica cuando consultó sobre esos momentos en que está solo.

Reto directo

Es evidente que la inescrupulosidad de algunos no cede ni ante ciertas enfermedades que, como esta, se llevan la vida de un ser humano. Por eso el reto directo del Presidente hacia los empresarios y comerciantes que “hacen desaparecer” alcohol, barbijos y demás elementos que se necesitan en estos graves momentos y luego los ponen en venta de inmediato con precios inalcanzables.

Se pudo saber que hubo reuniones de Alberto con los sectores directos y la cosa fue bastante dura. Las respuestas de los interpelados no fueron muy claras, pero sí las decisiones oficiales de poner sobre ellos todo el peso de la ley, si se advierten incrementos en productos dedicados a proteger a la gente. “Seremos implacables”, se escuchó en el entorno presidencial tras esa reunión que fue bastante reservada. Sobre este particular, Crónica insiste en que deben difundirse todos los encuentros, especialmente en la Casa Rosada, donde el grupo de periodistas acreditados deambula por el Patio de las Palmeras buscando “identificar” -a través de los vidrios de las puertas que dividen ese sector con la explanada- quiénes entran y quiénes salen. Estamos en un momento de verdadera emergencia sanitaria y no deben evitarse contactos que realmente son necesarios para que conozca la opinión pública. Aplaudimos las conferencias de prensa que se generan tras las reuniones y la claridad que brindan sus protagonistas. Hay que criticar las realidades pero también elogiar los momentos positivos.

Destaquemos que se han dado estrictas instrucciones a la Secretaría de Comercio y sus organismos afines para actuar con firmeza ante el aumento de precios. Por ahora, en torno a los valores de la canasta familiar, a pesar de que bajó la inflación al dos por ciento y se vieron algunos signos de alivio, no hay forma de que los “poderosos” hombres de empresa hagan mucho caso a los precios cuidados.

Salud, don Horacio

Dentro de este clima de verdadera inquietud y temor que estamos viviendo, existen ciertos episodios que no son hechos por falta de conocimiento, pero sí teniendo en cuenta la velocidad con que se suceden las cosas y ante tantos aspectos “mediáticos”, generan “alimento” para alguna “pildorita” periodística.

Seguramente todo el mundo se habrá dado cuenta -la televisión es implacable- que cuando hablaba de medidas de seguridad el jefe de la Capital, Horacio Rodríguez Larreta, pegó un estornudo que hasta salió de pantalla. Hubo un instante de silencio atroz, una mirada de perdón del funcionario, quien siguió con su alocución. Sin duda se olvidó de poner el codo. En tanto, se visibilizó la frase de Alberto Fernández de “algo caliente” como precaución para el virus. Es todo lo contrario, pero la visión del mandatario no tuvo ningún fin equivocado porque siempre, cuando hay un malestar, “algo caliente” no viene mal.

Finalmente, un reconocimiento que también fue “pasto” de ciertos comentarios: el del ministro de Salud, quien dijo que “no creía que esta enfermedad iba a llegar tan pronto”. Sabemos que los médicos están adelantados para opinar en diferentes casos, pero también sabemos que este concepto no tiene por qué cumplirse en todos los casos. Punto y aparte.

Otros asuntos. Un poco de alivio dentro del gobierno. La inflación se situó en el dos por ciento. Bajó un poco. Pero claro, resonó como un bombazo el índice de riesgo país: 3.100 puntos. Alberto Fernández y el equipo económico hicieron cálculos. Por ahora el default está muy cerca.

A esta sección le añadimos “algo más”, conceptos que alguna vez acompañaron el título íntegro de “Intimidades de la Rosada”. Ahora, al “reponerlo”, es porque si dentro del edificio de Balcarce 50 no logramos alguna “arista” informativa, la logramos desde “más allá” de la Casa Rosada.

El gobierno resolvió destinar 1.700 millones de pesos dentro del Plan de Emergencia Sanitaria ante el momento que se vive. Ahora hay otro decreto a la firma para que se agregue más dinero, por si es necesario adquirir elementos directos para combatir el virus.

“Primero está la vida”, se declaró casi al unísono en los gabinetes de crisis que funcionan en el círculo gubernamental.

Silencio de radio: es el que rodea a la personalidad de Eduardo “Wado” de Pedro, el ministro del Interior. El hombre tiene perfil bajo, por ahora.

Esto sí que causó sorpresa y a la vez cierto humor en alguna gente allegada al gobierno. El comentario viene de afuera: un grupo de Cambiemos se volvió “peronista”. Bueno. Eso ya es habitual. Pero esta vez con la jefatura de un hombre joven que durante el gobierno anterior anduvo muy bien: Rogelio Frigerio. El ex ministro del Interior está acompañado por Emilio Monzó, Sebastián García de Luca y Nicolás Massot. Se enfrentan con Mauricio Macri y “sus” manos derechas: Miguel Ángel Pichetto y Patricia Bullrich. Para colmo, le pusieron un nombre al grupo. ¿Saben cuál? “Peronismo Rural”. Están buscando que alguien les cante la marcha, pero innovada.

Otro tema: el doctor Mariano Casino es el que preside el operativo de auscultar a los que ingresan diariamente a la Casa Rosada. La prevención se hace cada vez más estricta y está muy bien. Final del bloque.

Que sí, que no

Cierta indefinición existe en el programa de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. El trazado de las entrevistas continúa sin problemas, “pero respuestas concretas no hay”, dijeron voceros autorizados. Por eso se resolvió que a partir de mañana se delinee un estudio prolijo y coordinado para saber cuál es el “plan de la Argentina”. De allí que hay contactos permanentes de dos hombres del grupo económico oficial: Diego Bastourre, secretario de Finanzas, y Ramiro Tossi, subsecretario de Financiamiento. Tienen instrucciones “directas” del Presidente y del ministro de Economía de “acordar pero en condiciones favorables para el país”. ¿Podrán?

En siete días estamos nuevamente en estas páginas, y como es costumbre, un día antes por Crónica HD, a partir de las ocho de la noche. Nuestro cariño para todos.