E l próximo embajador de los Estados Unidos en Argentina, Edward Prado, un republicano de Texas con larga carrera judicial, llegará precedido de firmes promesas de colaboración para esclarecer el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y la muerte del fiscal federal Alberto Nisman.

El pliego de Prado, firmado por el presidente Donald Trump en enero último, acaba de ser aprobado por el Senado estadounidense. Así lo informó la propia Cámara en su cuenta de Twitter. De esta forma, se completó el trámite para que Prado pueda ocupar el cargo que dejó vacante Noah Mamet en enero pasado, tras haber llegado a la sede diplomática con el gobierno del demócrata Barack Obama.

Para el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, la llegada de Prado podría resultar muy oportuna para colaborar en la anunciada reforma del sistema judicial local.

Años en la Justicia

Con 70 años de edad y más de tres décadas en tribunales, Prado fue juez del Distrito Oeste de Texas, miembro del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el 5° Circuito. Presidió el Comité de Revisión de Justicia Criminal, el Consejo del Centro Judicial Federal y el Comité de Servicios del Defensor de la Conferencia Judicial, entre otras funciones.

Antes, fue fiscal del Distrito Oeste de Texas y del Comité Asesor del Fiscal General. También se desempeñó como juez de distrito estatal, asistente de defensor público y del fiscal del distrito estatal. Por otro lado, sirvió en la reserva del ejército de los Estados Unidos (1972-1987), de donde se retiró como capitán. Estudió en la Universidad de Texas y habla fluidamente el español.

"Espero convencerlos de que mi carrera como juez, mi ética de trabajo y mi capacidad de decisión me califican para ser la voz de Estados Unidos en Argentina", afirmó Prado en su audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de su país, cuando se presentó para fundamentar su aspiración al cargo de embajador. El próximo paso es que en las próximas semanas el flamante diplomático estadounidense presente sus credenciales ante el gobierno argentino, a través de la Cancillería.

La designación de Prado se produjo después del nombramiento del empresario Fernando Oris de Roa como representante diplomático argentino en Washington.