Como cada año, Antonio Caló encabezó el homenaje de la UOM a su líder histórico asesinado en 1973, hace 44 años. En declaraciones a Crónica TV, el ex Secretario general de la CGT, aseveró que "la desaparición de 'el Petiso' fue una herida muy grande que tuvo el movimiento obrero y todavía no lo pudimos zanjar".

Caló calificó la figura de Rucci como "trascendental" y aseguró: "La muerte de Rucci fue un dolor grande para la familia, para los metalúrgicos, que nos quedamos sin un líder y para Perón que lo había adoptado como un hijo que no tuvo. Para el peronismo fue un hombre importante, lo primero que él dijo al asumir fue 'La CGT es peronista'", recordó.

"Los metalúrgicos le hicimos este homenaje durante 44 años. Todos los años. Incluso durante la dictadura militar. Y el homenaje merecido que le hacen los trabajadores que es nunca olvidarse del compañero Rucci", concluyó Caló.