La abogada de Amado Boudou, Graciana Peñafort, se manifestó "consternada" ante una investigación periodística que indica que el testigo arrepentido del caso Ciccone, Alejandro Vandenbroele, recibió fondos públicos, a través del programa de Protección de Testigos, para incriminar al ex vicepresidente, hoy preso.

"En el caso de Boudou los jueces no tenían pruebas", sostuvo Peñafort en diálogo con radio El Destape sobre una investigación periodística realizada y publicada por ese medio. "Quien aportó una prueba, que no pudo acompañar con documentación, fue Vandenbroele, y en base a eso lo condenaron".

En el portal se publicaron documentos del programa de Protección de Testigos, en donde consta que Vandenbroele recibió fondos públicos por 1.500.000 pesos para un "proyecto laboral", días después del dictado de prisión con condena efectiva a Boudou.