El ex vicepresidente, que comenzó a ser juzgado el martes por la causa Ciccone, que llevó adelante también el juez Lijo, además debe resolver el expediente por enriquecimiento ilícito en el que está investigado el ex ministro de Economía y su entorno.

DYN28, BUENOS AIRES 04/08/2017, LA JUSTICIA A TRAVES DEL TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL FEDERAL N� 1 DE LOS TRIBUNALES DE COMODDORO PY  SOBRESEYO  A AMADO BOUDOU POR  IRREGULARIDADES EN LA DOCUMENTACI�N DE LA TRANSFERENCIA DE UN AUTO IMPORTADO .FOTO:DYN/LUCIANO THIEBERGER.
Boudou enfrenta otra causa. (DyN)

Ahora, Lijo decidió llamar a declarar a Boudou para el próximo 30 de octubre en esta causa que data del 2013. Junto a él fueron convocados para el 31 de octubre y el 1ro. de noviembre otros dos imputados: Héctor “Cachi” Romano, jefe de la secretaría privada del Ministerio de Economía durante la gestión de Boudou, y Guido Forcieri, jefe del gabinete de asesores del ministerio y también en el banquillo en la causa Ciccone.

A Boudou, Romano y Forcieri se los acusa de “haber defraudado a la administración pública mediante la presentación de declaraciones juradas con datos falsos y comprobantes de pago apócrifos”, donde habrían “insertado datos falsos en las declaraciones juradas de rendición de gastos” en expedientes de del Ministerio de Economía y Finanzas de la Nación.

En el caso aparecen dos facturas del hotel “Bel-Ami” de París, Francia, por 9.395 y 6.943,23 euros, y una factura a favor del intérprete Eduardo Kahanne, por 3.300 euros, durante un viaje que hizo Boudou a París por tres días en febrero de 2011.

Pero según las constancias de la causa el intérprete declaró que esa no era su factura y aportó su recibo, donde consta que él solo había cobrado 1.900 euros, por lo que se sospecha que “Boudou y Romano se habrían quedado con la diferencia de 1.400”.

En tanto, el personal del hotel informó que tanto el número de las facturas como el huésped "Ministerio de Economía argentino" y las fechas de estadía no concordaban con la información registrada en el hotel.

“De esta forma Boudou y Romano omitieron restituir los 9.395 euros asignados a este gasto”, se señala en el llamado a indagatoria.

Según se señala, Forcieri y Romano habrían presentado una factura de hotel por casi 7 mil euros (6.943,23) cuando el monto original fue de 883.

No es la primera vez que Boudou es acusado por falsificación: un tribunal lo sobreseyó por la adulteración de los papeles de un auto, en el primer juicio oral en su contra, pero el caso está siendo revisado por la Cámara Federal de Casación Penal.

Hay otras dos investigaciones abiertas por Ciccone también bajo la órbita de Lijo: una sobre el origen del dinero para comprar esa imprenta quebrada y otra por el negocio que se hizo con Formosa para reestructurar la deuda de esa provincia.