Por Luis Mendoza 
lmendoza@cronica.com.ar 

Después del receso legislativo de verano y sin la convocatoria a sesiones extraordinarias para febrero, seguirán en los próximos días las negociaciones entre los distintos bloques para la conformación de las comisiones de ambas cámaras y también por el polémico DNU 27/2018, enviado al Congreso por el Ejecutivo la semana pasada.

Como producto de su victoria electoral del 22 de octubre pasado, Cambiemos buscará ampliar su espacio y control en comisiones clave para la gestión y también en las bicamerales estratégicas, entre ellas la de Trámite Legislativo. Precisamente, esta semana se oficializará la convocatoria a fin de constituir y elegir autoridades de esa comisión especial, en la que el oficialismo tendrá 8 de los 16 miembros que la componen y además este año ejercerá la presidencia (desempata en caso de igualdad), con lo cual tendrá la mayoría garantizada para la emisión de dictámenes.

El diputado macrista Pablo Tonelli adelantó que ese cuerpo legislativo se reunirá para conformarse y dictaminar sobre el polémico decreto de necesidad y urgencia que apunta a la “desburocratización y simplificación del Estado”. Entre las mayores objeciones planteadas por la oposición se encuentra la habilitación para embargar sueldos o la creación de fideicomisos con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses (FGS).

“Si lo hacíamos por ley deberíamos haber pasado prácticamente por todas las comisiones, que son como 45 en Diputados y en el Senado más de 20. Eso hubiera hecho interminable el trámite en las cámaras”, argumentó Tonelli en defensa del decreto presidencial. Con la actual conformación del Parlamento, los interbloques de senadores y diputados de Argentina Federal, referenciados en los gobernadores justicialistas, tendrán en sus manos la definición del tema.

El jefe de esa bancada en el Senado, Miguel Pichetto, dijo recientemente que el DNU 27/2018 fue “abusivo”, pero no definió la postura que finalmente adoptará el bloque opositor mayoritario en el Senado.