El presidente Alberto Fernández le envió este jueves una carta a la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, en la que le transmitió "su firme decisión de asistir a esa provincia con efectivos de Gendarmería para patrullar la zona en conflicto" con integrantes de comunidades mapuche. Fue en respuesta al pedido de asistencia en materia de seguridad realizado por la mandataria provincial.

"El gobierno que encabezo sostiene como esencia del desarrollo político una excelente relación con los gobernadores provinciales, cuna del federalismo que nos guía", expresó Alberto Fernández en la nota con fecha del miércoles y difundida hoy. De todos modos, le pidió a Carreras que sea ella quien también garantice la seguridad en la provincia.

Mediante la carta, el Presidente aclaró que "no es función del gobierno nacional 'reforzar el control en las rutas nacionales' o 'brindar mayor seguridad en la región'". "Es la propia Ley 24.059 de Seguridad Interior la que define que las fuerzas federales y provinciales actuarán en conjunto cuando se encuentren empeñados en el restablecimiento de la seguridad interior", puntualizó en el texto. Y luego remarcó: "No es este el caso ni mucho menos".

Al dejar en claro que es una cuestión de competencia provincial y no del Poder Ejecutivo nacional, Alberto Fernández aconsejó que, "en uso del poder de policía que le otorga la Constitución de Río Negro, se pueda formar un cuerpo específico que se ocupe de los refuerzos del control y mayor seguridad en el futuro”.

La carta de Alberto Fernández se conoció en medio de las repercusiones por un nuevo ataque vinculado a grupos mapuches, que destruyó por completo las instalaciones del Club Andino Piltriquitrón, en El Bolsón. En los alrededores de la sede incendiada se encontraron panfletos que amenazaban a Carreras con el mensaje: "El agua y la tierra no se venden, se defienden".

Aníbal Fernández le respondió a la gobernadora de Río Negro

Por su parte, el ministro de Seguridad salió al cruce este jueves de la mandataria provincial, que le había exigido al gobierno nacional el envío de fuerzas federales a la provincia, ante los incendios intencionales ocurridos en El Bolsón que se adjudicó un grupo de la comunidad mapuche.

"La escuché a la gobernadora de Río Negro diciendo que ella no pedía favores y que era nuestra obligación hacerlo. No señora, está equivocada. No es nuestra obligación. Es cuestión de leer la Ley de Seguridad Interior y se dará cuenta de que la participación de las fuerzas federales en las provincias sóo está habilitada cuando hay complicaciones respecto de restituir el valor de la institucionalidad", replicó el ministro.

En declaraciones radiales, Aníbal Fernández explicó que el gobierno nacional decidió que gendarmes, policías federales y prefectos sean destinados a custodiar lugares que puedan ser considerados como posibles blancos de ataques como el ocurrido el martes por la madrugada en El Bolsón.

De todos modos, el funcionario aclaró que las fuerzas de seguridad que se desplazarán hacia El Bolsón no tendrán la misión de hacer “controles en las calles” porque esa "no es la responsabilidad del Estado nacional".