El periódico Handelsblatt, reconocido medio de comunicación de Alemania, publicó una columna de la periodista Srefan Scheuer, donde se sostiene que Argentina comenzará a venderle gas a su país. De todas formas, en el artículo se aclara que "no parece que se vaya a poder planificar a corto plazo". 

"Las esperanzas de Argentina de superar su propia crisis económica y establecerse como proveedor de energía para el continente europeo están profundamente enterradas bajo la vaca muerta. La "Vaca Muerta", una formación rocosa en el sureste del país, está considerada como el segundo mayor yacimiento de gas de esquisto del mundo. La guerra de Ucrania y las discusiones en torno al futuro del suministro energético europeo hacen que Argentina tenga esperanzas de poder vender este gas en todo el mundo", sostiene el inicio del texto que tomó una gran repercusión en esa parte del territorio europeo. 

"Para ello, el presidente argentino Alberto Fernández ha emprendido una gira desde España, pasando por Alemania, hasta Francia. El Handelsblatt habló con él en Berlín. Fernández explica el propósito de su viaje con las siguientes palabras: "Debido a la guerra en Ucrania, el mercado mundial echa de menos a un actor importante como Rusia. Argentina podría ser una buena alternativa", continúa. 

"Construiremos plantas de licuefacción de gas para poder exportarlo en el futuro", prometió el presidente. Había hablado con el Canciller Olaf Scholz sobre la posibilidad de que Alemania participara en la construcción de estas plantas. Por ejemplo, es concebible la cofinanciación mediante una asociación público-privada con una de las empresas argentinas. El Canciller había mostrado gran interés, dijo Fernández", asegura el periódico alemán. 

"Sin embargo, no parece que Alemania vaya a poder planificar con el gas argentino a corto plazo. En Argentina hay protestas contra el proyecto por su impacto en el medio ambiente y el clima". Además, Fernández estima que la construcción de las plantas de licuefacción tardará al menos entre dos y tres años. "Hay que impulsarlo rápidamente", exige, esperando también el apoyo de Alemania", agrega.

En otra parte de la nota se explica que "uno de los grandes temas de controversia es la tala de la selva tropical. Sin embargo, según Alberto Fernández, se trata sobre todo de una cuestión completamente diferente. "Afirmar que no podemos firmar el acuerdo a causa del cambio climático no es cierto. Más bien, la parte europea se opone al tratado porque muchos países quieren proteger ciertos sectores de su economía.

Mientras que finaliza con que Fernández dice que "América Latina en general debe orientarse más hacia Europa, porque las inversiones más importantes en "proyectos productivos" vienen de allí. Si fuera por Fernández, esta "importante conexión" debería mejorarse y profundizarse".