Dos empresarios fueron detenidos por orden del juez federal Claudio Bonadio, en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas. Se trata de Gustavo Ammaturo y Hugo Dragonetti, quienes fueron aprehendidos en la madrugada y mañana de este viernes respectivamente.

Dragonetti, dueño de la firma Panedile, había declarado esta semana en el marco de las 101 indagatorias dispuestas por Bonadio en relación a la supuesta cartelización de la obra pública durante el kirchnerismo.

Fue llamado a una nueva indagatoria a partir de información volcada en el expediente por el arrepentido financista Ernesto Clarens, quien aportó un listado de empresas que habrían pagado retornos para acceder a contratos de obra pública.

En su declaración de esta semana, Dragonetti había negado haber pagado los 3 millones de pesos que figuraban en la lista aportada por Clarens y dijo que no tenía relación al financista, pero en la investigación de la causa se detectaron decenas de llamados entre ambos.

Este empresario, que tiene un historial que abarca varias obras públicas en San Juan, había confesado en la primera parte de la investigación que había entregado dinero al detenido ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal Roberto Baratta para apoyar la realización de actos políticos en campañas electorales.

En tanto, Gustavo Ammaturo fue aprendido en el barrio porteño de Barrio Parque y trasladado, durante la madrugada a la alcaidía 29, de los tribunales federales de Comodoro Py. El domicilio de Ammaturo había sido mencionado en los cuadernos cuya autoría se atribuyó Oscar Centeno, el arrepentido ex chofer de Baratta.