La División Unidad de Antiterrorismo de la Policía Federal detuvo en la zona de Almagro a un sospechoso por el ataque incendiario al edificio del Grupo Clarín ocurrido el lunes último por la noche. Participaron otros ocho sospechosos y que incluyó ocho bombas molotov.

El sospechoso es Martin Michel Gallarreta Albin, un ciudadano uruguayo de 44 años con DNI argentino, que fue identificado por el sistema biométrico de la PFA.

Al cotejar sus perfiles en redes sociales, encontraron sus fotos con simbología anarquista tatuada en sus brazos y en diversas situaciones de militancia.

En su casa, canes detectores hallaron dos bidones con restos de nafta, celulares y una moto, También cuadernos con simbología también anarquista.

Gallarreta, que registró diversos domicilios en la Ciudad, está registrado en los rubros de mensajería de la AFIP y tuvo más de 15 empleos en blanco en los últimos 20 años. Pero ahora se encontraba desempleado. 

El acusado será indagado hoy. 

Su teléfono fue intervenido. “Tengo miedo de que me pase lo del ‘Gordo Mortero’”, se lo escuchó decir en la línea, en referencia a Sebastián Romero, el militante de izquierda prófugo durante meses por disparar con fuegos artificiales en una protesta frente al Congreso.

Ante un riesgo de fuga del sospechoso, se avanzó con el procedimiento, dispuesto por el juez del caso, Luis Rodríguez.

Su indagatoria se espera para la tarde de hoy.

Las sospechas de que los atacantes serían militantes anarquistas estaba desde el comienzo. A través de proclamas web en los últimos seis meses, diversos grupos se adjudicaron golpes incendiarios como una llamarada en una terminal de colectivos de Derqui, el supuesto incendio de un patrullero en Villa Crespo en mayo último y otros ataques a locales comerciales como cafeterías y carnicerías a lo largo de este año.