Elisa Carrió cometió un insólito furcio en plena sesión de Cámara de Diputados y el segmento de su discurso se viralizó rápidamente. 

La líder de la Coalición Cívica quiso aclarar su pedido de "propinas y changas" pero terminó reclamando la necesidad de que se mantengan las "coimas". 

La diputada manifestó: "Quiero aclarar cuando dije que era necesario que se mantengan las propinas y las coimas". 

 

 

Carrió advirtió su dicho y lo calificó como un "lapsus". Además, lo responsabilizó a Agustín Rossi, ya que le dijo: "Lo miré a usted, me acordé de su hermano y me vino el lapsus de coimas". 

 

Además, Graciela Camaño se sumó en defensa de Carrió y manifestó: "Es impropio que cuando una diputada habla, la abucheemos. Les pido que tengamos consideración a nuestra propia investidura".

Luego, la líder de la Coalición Cívica continuó su discurso y pidió que a los sectores medios que no dejen de colaborar con propinas. "Es una forma de solidaridad en momentos de crisis. El progresismo estúpido no sabe lo que son los pobres", expresó.