Por Roberto Di Sandro 
rdisandro@cronica.com.ar 
El Decano 

Argentina a la deriva
Todos expectantes: la polarización se hace cada día mayor. De allí que en las reuniones de alto nivel del gobierno las encuestas se suman en cantidades industriales. El equipo de relevamientos no cesa en su intensa tarea de recorrer el país entero. Quieren saber hasta el mínimo porcentaje.

Mauricio Macri muestra mucho optimismo para los comicios generales. No en las PASO, donde la evaluación le da con cinco o seis puntos abajo de los dos Fernández. Hace algunas horas en la quinta presidencial estaban todos cambiando impresiones -hasta la mayoría de los militantes del PRO y apareció un informe que les cambió el rostro a todos

. Una palidez bastante pronunciada se vio en la cara de Macri. Un vasto documento surgido de una entidad muy seria había sido captada por el Indec y mostraba en signos bien perceptibles, clarificados y entendibles que el 52% de los argentinos tiene problemas de empleo. De esa cifra la mayor parte de los empleadores no les descuenta las jubilaciones. Es decir, están en negro. Así. Lisa y llanamente trabajan en negro. Dicen que el mandatario miró hacia el lado de Sica, el que maneja la Secretaría de Trabajo y también para la que guía el de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

No hubo tonos altisonantes pero sí un gesto de cómo se puede aliviar esto hasta “fin de año”. Claro: hay que llegar antes de las elecciones generales con algo “in voce” para superar aunque sea mínimamente la grave situación socio económica que atraviesa la mayoría del pueblo.

Anuncian algunas resoluciones, a medida que caminan el pasaje hacia el desarrollo de la campaña electoral. Ah: respecto a la campaña: exista ya la veda. Pero claro. El gobierno con cierta picardía no hace actos directos sino que va valiéndose de inauguraciones de algunas obras, aunque sean las más pequeñas y que todavía no están terminadas, aprovecha para darle a la sanata.

Hay que estar atentos a estas chicanas. No crean que esto intenta hacerlo éste gobierno. En otros años también lo concretaron y los opositores de hoy también gambeteaban la veda. En la Casa donde se tejen todas las estrategias oficiales con el liderazgo del ecuatoriano Durán Barba y un “equipito” muy bien remunerado se le buscal el pelo al huevo en todo lo que dicen los rivales para luego “darle con un hacha”, como se escuchó decir en ciertos pasillos.

Hay que llegar antes de las elecciones generales con algo “in voce” para superar aunque sea mínimamente la grave situación socio económica que atraviesa la mayoría del pueblo.

Marcan la cancha con sus ideas el propio máximo gobernante; el jefe de gabinete; algunos “ojos” de Macri y ciertos amigos del establishment empresario que lo secundan. Por eso, según Crónica escucha por esos lares, la presencia de  Miguel Ángel Pichetto es sumamente importante para Macri.

Dice lo que no puede decir él (el Presidente) y al mismo tiempo emite elogios que sorprenden en favor del peronismo, con lo cual aquello de “hace setenta años” que el país bla bla bla, se acabó. El menemista, sin duda talentoso para estas lides, sabe cómo rebuscársela ante peronistas conscientes que acepten un equilibrio en materia política y económica aun cuando el pueblo debe sufrir un tiempo más para obtener logros que, dicen, serán definitivos. En fin.

Sin embargo hay un respaldo que creció en las últimas horas de los Estados Unidos. Enseguida vamos a los siguientes bloques que hoy tienen un contenido muy especial porque entramos en la carrera final apra ira a votar por el futuro del país.


¿Relaciones carnales?
Hace muy pocas horas, Mike Pompeo, el Secretario de Estado norteamericano acudió hasta el despacho de Mauricio Macri y allí en medio de un abrazo le transmitió el mensaje del gran Jefe: “Lo felicita y dice que tiene todo el apoyo de Estados Unidos”. Trump lanzaba su respaldo total al mandatario argentino y esas palabras junto a otras donde elogia constantemente “a mi amigo Mauricio” -así le dice- hace recordar sin duda cuando en la época de Carlos Menem se registró el mismo apoyo y allí comenzó a circular el famoso concepto de “relaciones carnales” entre Argentina y los Estados Unidos.

Por otra parte elogió la decisión tomada por el gobierno contra Hezbollah que fue considerada una organización terrorista y será reprimida en cualquier lugar de nuestro país. Pompeo que vino a tratar medidas contra el terrorismo en la Triple Frontera, habló además de la situación argentina en el campo económico y social. Se mostró interesado, a través del mensaje que le entregó de Trump, sobre las elecciones.

Según dicen, hay un informe que proviene de organismos especializados norteamericanos en lo que hace a números, en la provincia de Buenos Aires, municipio La Matanza, los votos de F-F superan largamente el 50%, lo cual preocupa aún más al gobierno del poderoso país, en torno de advertir que ese conglomerado puede darle el triunfo a Cristina Kirchner y de allí el temor de invertir.

Pero también de los desembolsos que hace el Fondo Monetario Internacional que observa con detenimiento los millones de dólares que está prestando a la Argentina y que después no puedan pagarse. Como dijo alguien: “se habló de todo, el visitante se lleva un detalle de todo lo que pasa en el país”. Sin duda en el poderoso país del norte están ansiosos en saber si Macri gana para respirar tranquilos.

Estamos seguros que con un triunfo de Alberto Fernández se va a cumplir con todos los compromisos también.

 Ramón, político
En éste segmento siempre lo inédito tiene su espacio. Por supuesto que lo real y cuando es primicia ocupa la misma dimensión. El jueves, en la primera mención que lleva como guía a la A)Mauricio Macri cerró todas las puertas políticas, económicas y de otras áreas para almorzar con un amigo que para colmo no es boquense. Así es. Llegó hasta el comedor de la presidencia sin duda un grande del fútbol y lo decimos con toda objetividad: Ramón Díaz.

Ese gran delantero de River Plate que luego se convirtió en uno de los directores técnicos más preciados por sus conocimientos. Junto a su hijo almorzaron con el Presidente y un grupo de funcionarios que no quisieron perderse el momento para conversar con el ídolo de algunos y por supuesto otro de los que muchas veces recibió palabritas irreproducibles de los que son fanáticos de la azul y oro. Macri y Ramón son grandes amigos. Nadie supo de este encuentro, sumamente reservado. Sólo Crónica.

¿De qué hablaron? Se supone: fútbol y futuro campeonato del mundo. Pero también de problemas actuales. Algunos dicen que no pasó inadvertida alguna propuesta hecha por el presidente al gran ídolo riojano para estar dentro de la política. Sí existió, sólo Ramón lo sabe. Pero lo que sí es que en muchos casos, entre plato y plato, el triunfo de la Libertadores que se trajo de Madrid el Millonario no dejó de recorrer el ameno almuerzo con sonrisas en algún momento y también masticando cierta bronca por los que no pudieron. Pero seguro la amistad vale mucho más.

Y la B) Hay mucha bronca por el pago de la campaña electoral. Dicen que el gobierno no les paga lo que deben recibir y de allí que se achica la difusión en todos los medios. Parece que la Dirección Electoral ante ciertos conflictos resolvió no depositar los presupuestos que corresponden.

C) Dijimos que el 52% de los argentinos tiene problemas de empleo y un 35% no registra descuentos jubilatorios. La información que dio el Indec salió de la Universidad de Belgrano. Se agarraron la cabeza cuando dieron a conocer la desocupación en el distrito provincial: supera el 12%. En el país está superando el 10% y superó los dos dígitos. Como dijo una voz que escuchamos en las cercanías de la Casa del Gobierno: “Usted quiere que yo lo vote... cómo no... pero qué me ofrece, ahora que no tengo trabajo y tengo cuatro hijos”. Se espera respuesta. Telón del bloque.
¿Te acordás hermano?
Todas las reuniones en la Casa Rosada cuando el Presidente apunta: “no se informe”, el silencio es total. Ocurre a diario. Pero a veces no se puede con tanto misterio y surge entonces la “muñeca” del cronista de larga data y algo se obtiene. Estuvo con Macri otro peronista que alguna vez, en momentos insólitos de los tantos que vive el país, fue presidente de la Nación. Nos referimos a Adolfo Rodriguez Saá.

El Adolfo, como le dicen en San Luis y en todos lados. Fue a darle su apoyo al gobierno en las futuras elecciones. La agrupación del dirigente peronista perdió con la de su hermano, que alcanzó nuevamente la gobernación de San Luis. Parece que la bronca lo hizo cambiar de idea y se puso al lado del oficialismo.

Justamente en el despacho del que manda la Nación se sentó un opositor ahora oficialista, en este caso menemista, Miguel Ángel Pichetto, uno de los valores políticos con más conocimiento y verdadero estratega en el arte de tejer entendimientos e interpretaciones. Y allí hablaron con Pichetto de cuando fue presidente en aquella semana increíble que atravesó la Argentina con cinco presidentes en un puñado de días.

También recordamos que Adolfo Rodriguez Saá anunció que no iba a pagar la deuda externa y el Congreso aplaudió a rabiar. Ahora ante Macri se olvidó y lo respalda en medio de otro crédito impresionante que deberemos pagar todos nosotros. ¿Te acordás, hermano...? Volvemos en siete días, y el miércoles estaremos en Crónica HD a las 22:30. Buena semana. 

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos