Juan Cabandié, el ministro de Ambiente de la Nación, se reunió con autoridades del Gobierno de Río Negro para evaluar las condiciones del incendio forestal El Foyel, zona del lago Martín, originado el 7 de diciembre, por la caída de un rayo durante una tormenta eléctrica.

Según se informó a través de un comunicado oficial también sostuvieron, in situ, reuniones operativas "para supervisar acciones, reforzar los recursos y elaborar nuevas estrategias para el combate de los incendios forestales en las provincias de Río Negro, Chubut y Neuquén, en una jornada que presentó condiciones climáticas adversas".



Así las cosas, en la reunión se evaluaron los trabajos desarrollados por los brigadistas, sobre todo en lo que tiene que ver con las zonas más críticas y las condiciones meteorológicas previstas que indicaban fuertes ráfagas de viento.

Por su parte, Cabandié se refirió a la disposición de los medios aéreos y explicó: “Los aviones hidrantes son un complemento muy importante, pero si no hay brigadistas en el terreno dando combate al fuego, un avión haciendo disparos solo no apaga el fuego”.

Con respecto a las poblaciones cercanas a los focos activos, mencionó que “por el momento no hay evacuados” y declaró que "en este lugar hay tres poblaciones de aproximadamente 20 familias que por supuesto están en alerta. Está el trabajo de la provincia de Río Negro, de la Administración de Parques Nacionales y del Servicio Nacional del Manejo del Fuego. Estamos atentos para ultimar los detalles y realizar los hechos de logística en caso de necesitar la evacuación. Estamos pendientes de que no exista el fuego en estas poblaciones, en particular en Villegas y en El Manso, que son las zonas más afectadas”.

Durante la reunión Cabandié explicó que los medios aéreos no pudieron operar algunos días porque las condiciones del tiempo no lo permitían, debido a la intensidad del viento y las altas temperaturas. "Cada vez que hubo una ventana de posibilidad de realizar disparos de agua, se hizo", remarcó.

Una postal de la jornada para combatir los incendios.

Y luego aseguró: “Hay un número muy grande de personal en el terreno, 89 brigadistas del Estado nacional y a ellos hay que sumarle personal del grupo de abordaje de incendio forestales provincial que tienen mucha experiencia y conocen muy bien el terreno”.

También explicó que trabajan en la zona “tres aviones y tres helicópteros, no siempre los aviones, excepto el anfibio, pueden operar debido por la dificultad del viento”.

“Aun no hubo evacuaciones, hay en la zona tres poblaciones con unas 20 familias, obviamente están en alerta, con el trabajo desde la provincia estamos trabajando en eso, ultimando detalles ante una inminente evacuación”, sostuvo.

“Estamos atentos a eso, a que no exista fuego en estas poblaciones y ni hablar en la zona de Villegas y El Manso que tienen muchas más vivienda y población”, aseguró Cabandié.

Por último el funcionario destacó la tarea de los brigadistas que vienen trabajando y remarcó que los medios aéreos son un complemento muy importante, "pero si no hay brigadistas, hombres y mujeres que estén dando combate al fuego, es imposible”.

A su turno, Silvia La Ruffa la funcionaria de la cartera de Seguridad de la Nación, explicó que "por indicación del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, hemos dispuesto recursos humanos, materiales logísticos del área de Protección Civil de la Policía Federal, de la Prefectura Naval Argentina y de Gendarmería para dar una respuesta eficaz a los incendios forestales de las provincias de Chubut, Neuquén y Río Negro y de otras zonas del país”.

En los focos activos en Bariloche trabajan 135 brigadistas convocados por el Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF) y la Administración de Parques Nacionales. Además, operan tres aviones -un hidrante, un anfibio y un observador- y tres helicópteros pertenecientes a este servicio nacional. Respecto a los medios terrestres, se utilizan seis autobombas, un camión de comunicaciones, nueve camionetas pick-up y una retroexcavadora. También operan dos embarcaciones. Además, se encuentran en la zona el director del SNMF, Alberto Seufferheld y la directora de Operación y Logística, Lorena Ojeda.

El reporte del Comité de Emergencia Regional señala que con una temperatura máxima de 24 grados, hoy habrá vientos entre 10 y 20 km/h del noroeste aumentando a partir de media mañana a 20 y 30 km/h con ráfagas, y a partir del mediodía y durante la tarde entre 30 y 40 km/h con ráfagas 50 y 60 km/h.

“Se prohibirá el ingreso a cualquier persona ajena a las tareas de respuesta y se establecerán retenes en distintos puntos de ingreso. Se trabajará en la asistencia de las familias, la protección de los lugares y en una posible evacuación”, precisaron.

Otro imagen de Cabandie durante las diferentes reuniones.


Por su parte la secretaria de Estado y Seguridad y Justicia de Río Negro, Betiana Minor, adelantó que se está preparado un plan de contingencia para el caso de que se determine una evacuación.

“Toda la población fue relevada mediante el Ministerio de Salud, Protección Civil y Parques Nacionales y se cuenta con información precisa de cada familia”, indicó.

Minor detalló que desde el Comité de Emergencias Regional -integrado por autoridades nacionales y provinciales- “se definió que hoy los brigadistas y todos los integrantes del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, Parques Nacionales, SPLIF, más de diez dotaciones de bomberos de la provincia y demás organismos, estén dedicados al abordaje de interfase, es decir al resguardo de las viviendas”.

“Es un fuego muy difícil por la topografía y hoy es un día muy complicado, es un día crítico. Después ya las condiciones meteorológicas serán más favorables y le darán más respiro a los equipos para seguir trabajando”, dijo Minor.

Por otro lado, indicó que en la madrugada el foco que se encuentra sobre el cerro Santa Elena se presentó sin movimientos, mientras que cambió la orientación del viento hacia la zona Oeste.