Por Luis Autalan 
@luisautalan 

Táctica y estrategia, incrementar reclamos o corazón y pases cortos, cuestiones centrales que se debaten por estas horas en el sindicalismo. Encuentros por capítulos separados, con una reunión de la mesa chica de la CGT en la sede de UPCN por la noche y una convocatoria que por la mañana sumó dirigentes de variopinta gama y escuela en la sede de la Unión Ferroviaria.

Para el cónclave en el gremio que lidera Andrés Rodríguez, asistencia del triunvirato, José Luis Lingeri, Omar Maturano entre otros. Tamiz fino para dos sucesos temporales, el paro del 25J y la teleconferencia con el FMI de la que participó también la CTA. El prisma crucial de la actual conducción de Azopardo se traza en darle continuidad al triunvirato y el actual consejo directivo, "sobre todo con la contundencia que logró el paro general", dijo una fuente a Crónica.

Para algunos jefes que consideran un mix de prudencia y actitud, no pasa inadvertida la tormenta sin fin del gobierno en su laberinto económico como también la interna planteada en la administración Cambiemos, que se visualiza inclusive por dichos y contradichos ante los medios. La reapertura de paritarias, el desempleo, la visión de la Iglesia y otros tópicos también formaron parte del debate.

Otras voces

Por la mañana en la Unión Ferroviaria, con su titular Sergio Sasia como anfitrión, deliberaron casi 30 organizaciones de diferentes sectores. Entre ellas, sindicatos industriales destacándose la UOM, el jefe de La Fraternidad, Omar Maturano, varios del Movimiento de Acción Sindical (MASA), la Corriente Federal (CFT) con el titular de los Pilotos Pablo Biró y el realce de la asistencia de Pablo Moyano al cónclave.

El referente de Camioneros y de la multisectorial del 21F se hizo presente en la sede ferroviaria de la avenida Independencia. Acordaron un nuevo encuentro para el 25 del mes próximo. Los ejes, dentro de los diferentes matices y posturas de cada gremio, sigue siendo constituir una fuerza con "masa crítica" para sentar bases de la nueva CGT.

No escapa al análisis de coyuntura la crisis económica, laboral y social del país como también el capítulo institucional que se reseña en la imposibilidad de cumplir con la normativa para arribar a la renovación de la cúpula de Azopardo.