La Justicia siempre se despierta cuando los gobiernos dejan el poder y es tolerante cuando ocupan el poder. Es un problema de la institucionalidad argentina”. Así explicó el fiscal Federico Delgado los motivos por los que recién ahora comenzó a investigarse la corrupción en la obra pública durante el kirchnerismo.

En el programa Sólo Periodismo, de Crónica HD, el funcionario comparó el tema de los cuadernos de la corrupción con el Lava Jato brasileño y aseguró que, entre otras, la gran diferencia es que, en Argentina, “el proceso está adquiriendo una dinámica autónoma” que no se sabe “hasta dónde puede llegar”.

En ese sentido, manifestó que “más allá de los actores, lo importante es que a los hechos no los discute nadie”. “Eso es lo más esperanzador y lo que más me aterra”, confesó, antes de expresar: “Estamos ante una oportunidad única. Si desaprovechamos esta oportunidad... no sé cuántas veces pasan estos trenes en la historia”.

En este marco, Delgado explicó que el fervor por investigar la corrupción no un proceso que atraviesa solamente Argentina, sino que es “una ola continental” que comenzó en Brasil con la causa Odebrecht. “Hablamos de una misma época, de actores similares, de obra pública, de dinero público. Hay personajes que se cruzan”, sostuvo y concluyó: “Estamos discutiendo algo que nos atraviesa a todos. Hemos convivido todos con esta realidad”.