El presidente de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, Doctor Jorge Sappia, expresó su oposición a la continuidad del Radicalismo en su alianza con el partido PRO, y por tal motivo, el partido obtuvo varias firmas entre sus dirigentes para llevar a cabo la disolución.

El funcionario expresó "su convicción de la imperiosa necesidad de una Reforma Tributaria que deje de gravar a la producción y el empleo y castigar a quienes menos tienen". Y dijo, "con respecto al oscuro vaciamiento de la empresa agroexportadora Vicentin y a la crítica situación de trabajadores y productores, que una solución, en el marco de la ley, no puede prescindir de la participación del cooperativismo productor, no sólo como mayor acreedor sino también como principal actor de esa cadena de valor".

 

Entre los firmantes figuran los dirigentes radicales Federico Storani, Juan Manuel Casella, Gustavo Grinspun, Susana Feito, Gladys Montenegro, Julio Timo, Carlos Echevarría, Dante Rossi, Rosa Madeo, Ricardo Sánchez, Alicia Bello y Héctor Uribe, entre otros.

Además, aclaró que "lo hacía a título personal, ya que la Convención no se reúne desde hace más de un año. Un grupo de ex funcionarios del gobierno anterior, algunos de los cuales no se atrevieron a someterse a la voluntad de los afiliados y pretendieron suplantar la democracia interna por encuestas, desconociendo al Congreso partidario de la UCR Córdoba, dividiendo al partido y facilitando el triunfo del actual Gobernador, ahora critican a Sappia por expresar la necesidad de un rumbo diferente para que el auténtico radicalismo recupere la representatividad".

 

"La conducción oficial de la UCR aún no ha rendido cuentas por su responsabilidad, no ya por el oscuro seguidismo del PRO o el inexorable rumbo de derrota electoral en que sumergió al partido, sino por el ominoso silencio frente el agravamiento de la pobreza, la desocupación, la inflación y la deuda heredadas en 2015, que el gobierno de su socio conservador dejó en el país", agregó el comunicado.

Sappia es el Presidente de la Convención Nacional de la UCR y permitió, a través de las Comisiones de esa Convención Nacional, que "el radicalismo pudiera expresarse cuando la conducción oficial cerró el Comité Nacional para recibir indicaciones desde la Jefatura de Gabinete del gobierno de Macri. Permitió un debate y una riqueza de aportes que hizo saber a los argentinos que un auténtico radicalismo estaba vivo, oponiéndose al ajuste de los haberes de los jubilados, a la privatización de Transener, a la irracional política tarifaria que castigaba a los hogares y a la producción, a la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interna, al ahogo de las PYMES, a la entrega de la política económica al Fondo Monetario y al capitalismo prebendario de financistas amigos del poder".

 

"También nosotros venimos proponiendo, como plantea el Dr Sappia, una reforma tributaria que deje de gravar a la producción, el empleo y al consumo, para gravar la riqueza y la capacidad de aportes que es como las democracias desarrolladas del mundo sostienen su tejido de inclusión y movilidad social. Una reforma que basada en la progresividad fiscal y la simplicidad tributaria permita eliminar las retenciones a las exportaciones que impuso el conservadurismo del PRO, así como otros impuestos distorsivos que aplastan la producción y destruyen la capacidad productiva regional. Que además demuestra su inefectividad en ciclos recesivos como el actual", enumeró el escrito.

"Proponemos como él, un radicalismo que desista de ser la cara institucional de la derecha argentina y recupere su vocación de liderazgo transformador. Y proponemos para el oscuro affaire Vicentin una solución en el marco de estricta legalidad y transparencia que supere la antinomia entre lo público que subsidia con el esfuerzo de todos y lo privado que fuga para beneficio de pocos, para generar un auténtico polo de producción y relanzamiento exportador que concentre las energías productivas de la región con participación de los actores de la cadena de valor. Y proponemos más", continuó diciendo el enunciado.

Pedido de bases

La proposición partidaria es "un Congreso Pedagógico Nacional que siente las bases de una epopeya educativa, transformando como un guante el sistema actual, poniendo en valor no sólo a las y los maestros sino también a las y los estudiantes, no sólo en el aprendizaje de las competencias necesarias para una sociedad que demandará mayores capacidades sino también mejores conductas de convivencia solidaria. Y que sobre todo, transforme a la Educación en la gran causa nacional. Una política de ambiente que nos permita salir del hiper capitalismo extractivista para fomentar de modo consciente y creciente la sustentabilidad, el agregado de valor regional y una economía circular que impida la destrucción del planeta".

Además, de "un Seguro Nacional de Salud, que garantice la accesibilidad universal en condiciones de equidad y calidad para todos los ciudadanos, la gran causa dormida de la política sanitaria de Raúl Alfonsín y que hoy, en estas dramáticas condiciones de pandemia, se hace notar cada vez más. Una política de fomento a las cadenas de valor en la producción regional y de promoción de las Pymes, con sustentabilidad ambiental y soberanía alimentaria, que es mucho más que un eslogan. Una política de Equidad e igualitarismo en materia de género, que elimine la injustas e irritantes diferencias que discriminan el trabajo remunerado y no remunerado de las mujeres".

Un consejo nacional

"Venimos proponiendo la inmediata conformación del Consejo Político Económico y Social que permita articular institucionalmente a las fuerzas políticas, sociales y productivas junto con las Universidades creadoras de conocimientos en la generación de acuerdos estratégicos para el país que tendrá que venir, necesariamente. Estamos llenos de propuestas y dispuestos a no dejarnos atrapar por la lógica de la confrontación porque ni el presente ni el futuro nos lo permiten. Jorge Sappia está en esa línea con nosotros y nosotros rescatamos su coraje y sus valores", continuó el escrito.

"Y cada vez seremos más. Porque, parafraseando a Raúl Alfonsín, el padre de la Democracia": “Superaremos discrepancias. No estamos desafiados fundamentalmente por problemas ideológicos; podemos dejar para más adelante la discusión acerca de los aspectos más sofisticados de la ideología de cada uno. Aquí se trata de poner en marcha políticas de salvación nacional”, finalizó el documento.

Ver comentarios