El proyecto de reforma tributaria que impulsa el gobierno nacional, listo para ser enviado a la Mesa de Entradas de la Cámara Baja, contempla la creación del impuesto a la renta financiera, la reducción del pago de Ganancias para las empresas que reinviertan sus utilidades y el incremento en un punto porcentual -del 4% al 5%- de la alícuota que grava a la telefonía celular, entre otras iniciativas.

También aumenta la deducción para los trabajadores autónomos, grava a los usuarios de servicios como Netflix y Tinder, extiende la aplicación de impuestos internos y cambia parámetros en las contribuciones patronales.

El texto, de más de 200 páginas, se difundió a los medios, y se esperaba un inminente ingreso en la Cámara de Diputados. Se convertirá, así, en el primero de los numerosos cambios que propuso el gobierno tras su victoria electoral. También hay reformas en marcha para el sistema jubilatorio, el mundo laboral y la Justicia. En el capítulo referido al Impuesto al Valor Agregado (IVA), condensado en 12 páginas, las modificaciones giran en torno de incluir como sujeto de tributación a los servicios digitales (como Netflix) prestados por sujetos residentes o en el exterior si lo explotan en el país, según el artículo 86.
 

Pagan las bebidas

En lo referido a la modificación de impuestos internos, en el artículo 96 se explica que se les aplicará a “los tabacos; bebidas alcohólicas; cervezas; bebidas analcohólicas, jarabes, extractos y concentrados; seguros; servicios de telefonía celular y satelital; champañas; objetos suntuarios; y vehículos automóviles y motores, embarcaciones de recreo o deportes y aeronaves”.

En los cigarrillos, la alícuota será del 70%; whisky y coñac, entre otras, 29%; las bebidas gaseosas con azúcar el 17% (se excluye a los vinos, cervezas y sidra); los energizantes con el 10%; y para la telefonía celular pasan del 4 al 5 por ciento.

Así, el texto confirma que no hubo marcha atrás respecto de las gaseosas pese a la presión de una multinacional, ni tampoco surtió efecto el lobby de los cordobeses, por lo que el fernet quedó incluido en el listado.

Además, acelera la devolución del crédito fiscal, aunque fijando determinadas reglas para evitar irregularidades. Al respecto, excluye a los sujetos quebrados, denunciados por la DGI o la AFIP por evasión.

Finalmente, se establecen una serie de cambios a los impuestos a la seguridad social, estableciendo un mínimo no imponible de 12.000 pesos, unificando los regímenes de excepción y eliminando el tope para los ingresos de más de 82.000 pesos.