El presidente Mauricio Macri aseguró este lunes que nuestro país tiene "una economía que empieza a ordenarse", tras recorrer, junto a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, obras hídricas en la cuenca del río Salado, a la altura de Roque Pérez.

Además, tras su reciente desembarcó de la India dijo que Argentina está "atravesando los coletazos de 2018".

Más tarde, Macri solicitó proceder "con honestidad, diciéndonos la verdad y no mintiéndole más a la gente diciéndole que las cosas pueden ser gratis, que al final las pagamos todos y mal".

Luego subrayó: "En la Argentina estamos madurando, creciendo, entendiendo lo que nos pasó no el año pasado, sino los anteriores 15 años y los anteriores 30 años". En tanto, sostuvo que "es increíble el nivel de atracción, de curiosidad, de afecto" que recibió tanto en India como en Vietnam.

En tanto, destacó que mediante las citadas obras se va podrá "incorporar más de un millón de hectáreas a la producción y eso es trabajo".

Por su parte, Vidal aseguró que "la gente puede ver que sus impuestos terminan donde deben terminar", al detallar que estas obras están destinadas a reducir el impacto de las inundaciones y mejorar la calidad de vida de casi 1,5 millones de bonaerenses.

"Esta obra es un orgullo, ya no son carteles, ni promesas ni anuncios. Se puede ver, es una realidad. Hay más de 300 obras hidráulicas empezadas y terminadas durante este mandato, y hay otras 150 en ejecución", destacó Vidal.

Agregó que "la gente puede ver que sus impuestos terminan donde deben terminar: en obras como estas que cambian la vida para siempre".

Vidal calificó al emprendimiento como "la obra hidráulica más importante de la provincia de Buenos Aires, porque va a significar un antes y un después para miles de bonaerenses", ya que "va significar no tener el agua dentro de sus casas inundación tras inundación, como ocurrió en las últimas décadas".

Celebró también que las obras permitirán, además, "recuperar más de un millón de hectáreas productivas".

"Esta no es sólo una herramienta para prevenir inundaciones, sino también para trabajar frente a la sequía, como la del año pasado. Debió haber estado terminada en el 2011, y si hubiera estado terminada, la provincia no habría atravesado tantas inundaciones, no habría perdido todo lo que perdió y habría tenido una herramienta contra la sequía", aseveró.

La iniciativa, impulsada de manera conjunto por el gobierno provincial y la Nación, actualmente atraviesa su cuarta etapa, destinada a adecuar, ensanchar y profundizar el cauce del río Salado para permitir un mejor escurrimiento del agua.

La obra constituye el mayor impulso para la prevención de inundaciones que se está realizando actualmente en todo el país, y se extiende a lo largo de 220 kilómetros, desde el partido de General Belgrano al de Bragado.