Con la citación a indagatoria, se complicó ayer el panorama judicial para el intendente de Ensenada, Mario Secco. Lo acusan de "coacción agravada", "intimidación pública" y "entorpecimiento de la labor legislativa", al haber ingresado junto a militantes al palacio legislativo bonaerense el 14 de diciembre, mientras se discutían reformas jubilatorias y fuera del recinto se reprimía a manifestantes.

La fiscal Ana Medina citó a declaración indagatoria para los primeros días del mes de febrero al intendente luego de recibir un informe que  hiz. la Agencia de Prevención de Violencia de Deporte (Aprevide) para determinar si algunas de las personas que ingresaron con Secco al recinto de la Cámara Baja bonaerense pertenecen a la barra brava del club Defensores de Cambaceres. También fueron citados otros 9 imputados en el hecho.

La decisión llegó al borde del cierre del año judicial, y en la previa de la feria que dará alivio a numerosos referentes del kirchnerismo, temerosos de nuevos avances en las diversas causas que se les siguen. Secco fue identificado a partir de videos que registraron el momento en el que entraba al recinto a los gritos, junto a un grupo de unas 20 personas, que ahora la Justicia también trata de identificar.

Otro golpe
En tanto, el juez de Garantías de La Plata, Federico Guillermo Atencio, no hizo lugar a la eximición de prisión solicitada por Nicolás Mario Secco, hijo del intendente de Ensenada, en la misma causa. El magistrado ya había fallado en sentido opuesto al pedido del propio jefe comunal, y basó ambos rechazos en la pena de ocho años que podrían recibir.

En la resolución, el magistrado también les negó ese beneficio a Esteban Gonzalo Spivak, Martín Slobodian y Luis Matías Calcagno, identificados y acusados por los mismos delitos.