La vicepresidenta, Gabriela Michetti, que conducía la sesión del Senado en la cual votará la ley del Aborto, se olvidó abierto el micrófono e insultó al legislador Luis Naidenoff, presidente del interbloque de Cambiemos, con quien había discutido momentos antes.  "Es un pelotudo, que no rompa las pelotas" 

Anteriomente, Carlos Caserio fue el primero en señalar la doble vara con la cual la presidenta de la cámara alta evaluaba el tiempo que se tomaron algunos senadores, antes de la exposición de Pamela Verasay, a quien cortó en reiteradas ocasiones. 
Carlos Caserio, al momento de discutir con Michetti por el tiempo de los discursos (Senado)

"A mí me toca conducir el debate. Si yo no cumplo las reglas, yo puedo pensar que pueden llegar a los veinte minutos. A usted le parecerá bien y a otros no", retrucó Michetti eufóricamente al representante radical.
 
" Yo lo que le propongo es que termine la senadora y evitar seguir dilatando en discusiones estériles", insistió Naidenoff, pero la vicepresidenta respondió con vehemencia: "me toca conducir a mi y no a usted".

El formoseño, a favor de la despenalización y enfrentado a la postura de la presiden, redobló la apuesta subiendo el tono: "Usted conduzca pero deje cerrar, presidenta". 

La discusión, que siguió unos minutos y terminó con el exabrupto Michetti "Es un pelotudo. Que no rompa las pelotas", pudo oírsela decir por lo bajo.