Pero sí quedó firme la mala noticia para empleados estatales, jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, quienes no recibirán ninguna ayuda adicional, como sí sucedió el año último.

Triaca dialogó con la prensa después de la reunión de gabinete nacional en la Casa Rosada, explicando que esos últimos sectores fueron alcanzados por aumentos que ya incluyeron en su cálculo el índice inflacionario actualizado.

“No estaba planteado, porque hemos firmado (con los estatales) una paritaria en la que se reconoce la inflación”, argumentó Triaca.

En cuanto a las pensiones, jubilaciones y AUH, recibieron el último aumento en septiembre, que fue del 13,32 por ciento. El incremento, en ese caso, se define dos veces al año, según lo estipulado en la Ley de Movilidad Jubilatoria (N° 26.417), que se aplica automáticamente desde 2009.

“No es una discusión que corresponde para este año; el año pasado era una discusión distinta, donde no utilizábamos un mecanismo de negociación paritaria en la que se planteaba la cláusula gatillo”, detalló el ministro. 

“Este año, como planteamos la cláusula gatillo, tenemos la certeza de que se va a adecuar a la inflación la retribución correspondiente”, según Triaca. 

Consultado sobre si esa decisión podía generar conflictividad social, Triaca respondió que “no creemos que haya un marco para eso, porque mientras hay diálogo hay avances; a partir del diálogo las cosas se solucionan”, afirmó.

“Hay un cambio de clima que me parece que está bien claro; la gente cree que hay mecanismos de diálogo que resuelven los problemas y hay un gobierno que escucha y que reconoce y que también les pide a todos que hagamos un esfuerzo conjunto”, dijo el ministro.

Triaca también fue abordado respecto de la reunión de gabinete, y relató que el presidente Mauricio Macri había planteado la necesidad de que desde el Estado se haga “un esfuerzo en sintonía con el propósito gubernamental de bajar el gasto público.