El empresario José María Núñez Carmona entregó documentación patrimonial ante el juez federal Ariel Lijo, intentando así probar que no se enriqueció ilícitamente y que no estuvo asociado con el ex vicepresidente Amado Boudou en presuntas operaciones de lavado de dinero.

Ambos están presos en la unidad penitenciaria de Ezeiza acusados de asociación ilícita y lavado de dinero. Este miércoles, mediante un escrito entregado al juez por su defensor, Matías Molinero, el empresario presentó información que probaría su capacidad económica para acceder al blanqueo patrimonial de 2009, por el cual está detenido.

Lijo acusó al empresario por el blanqueo de más de 4 millones de pesos y 795.000 dólares, dinero que se habría inyectado en acciones de empresas de Núñez Carmona con el ex vicepresidente Boudou, detenido por el mismo hecho.