La causa de los cuadernos de la corrupción continúa su marcha. Este jueves, el juez federal Claudio Bonadio le tomó declaración a otro grupo de ex funcionarios y empresarios. El punto saliente de la jornada fue la decisión de mendocino Enrique Pescarmona, quien pidió sumarse al pelotón de "arrepentidos" y relatar su versión sobre el pago de coimas a cambio de conseguir obra pública durante el kirchnerismo.

En tanto que Roberto Baratta, el hombre cuyo chofer -Oscar Centeno- escribió los cuadernos que dieron sustento a la investigación, se negó a declarar ante el juez. Baratta, ex secretario de coordinación del Ministerio de Planificación Federal y número dos de Julio De Vido, es una de las cabezas de la asociación ilícita que investiga la Justicia y su nombre fue uno de los más mencionados por los empresarios y ex funcionarios en la causa, acusado de ser quien cobraba las coimas.

Al igual que Baratta, se negaron a declarar su ex secretario Lazarte y los empresarios Néstor Otero (TEBA) y Gerardo Ferreyra (Electroingeniería). Por su parte, el empresario Osvaldo Acosta, director de Electroingenieria, rechazó los cargos en su contra tras escuchar la imputación por asociación ilícita que le comunicó el juez Bonadio en los tribunales federales de Comodoro Py.

Al declarar por primera vez en este expediente, Acosta explicó cuál era su función dentro de la empresa, así como las de Ferreyra y Jorge Neira, este último también imputado en la investigación. El único que pidió declarar fue Pescarmona, quien se presentó ante el fiscal Carlos Stornelli luego de que el detenido Francisco Valenti, ex vicepresidente de la metalúrgica Impsa, de su grupo, lo nombrara en su declaración.

Así sigue

Para este viernes, en tanto, están citados José María Olazagasti, secretario del entonces ministro Julio De Vido; el ex secretario de Obras Públicas José López; Walter Fagyas, de Enarsa; Rafael Llorens, de Planificación Federal, y Germán Nivello. Cabe recordar que el juez volvió a citar a Cristina Fernández de Kirchner para el próximo lunes, y en los pasillos de Comodoro Py aseguran que finalmente la investigación abarcará la totalidad de los gobiernos kirchneristas, y no solamente el período 2008-2015, como se había informado oficialmente el viernes pasado.