El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, admitió que el índice de inflación de marzo volverá a ser alto y reconoció las dificultades para acordar una política de precios con las empresas productoras de alimentos básicos. "Fracasó el consenso, en el marco de un diálogo que teníamos", señaló.

La tirante relación con las empresas se agudizó luego de que el funcionario advirtiera públicamente que muchas de ellas habían violado los compromisos tomados al ser incluidos en el programa Precios Cuidados y que habìan incurrido en un "ataque especulativo".

En los ùltimos dìas hubo un principio de acuerdo para retrotraer los precios al nivel que tenìan el 10 de marzo, mientras se intenta elaborar una canasta de promociones para los negocios de cercanìa que hasta ahora no estaban incluidos en los planes oficiales.

"Hay dos tipos de inflación, la monopólica y la internacional. En ese marco discutimos. Pero después, milagros uno no hace", se defendió el secretario en una entrevista concedida a Radio con Vos, al adelantar que "la guerra (entre Rusia y Ucrania) y los precios de los productos de la harina pegarán mucho" en el dato final de inflación de este mes. “Yo tengo sobre mi espalda la responsabilidad de asegurar un conjunto de canastas alimentarias que aseguran el acceso a la mayor parte de la población. Pero la inflación requiere un conjunto de medidas macroeconómicas. Lo nuestro es microeconómico e impedir monopolios", explicó.

 

 

 

Las de por sí fuertes subas de precios en la canasta básica alimentaria se dispararon en las últimas semanas, a partir de los aumentos en los precios internacionales de los cereales y de las materias primas producidos tras el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania. En febrero, el índice de precios al consumidor subió 4,7% y en particular, el rubro de Alimentos y Bebidas creció 7,5%. En ese sentido, Feletti anticipó su decisión de "establecer multas sobre cadenas de comercialización que no han retrotraído aumentos de precios”.

En particular, Feletti cargó contra las empresas vinculadas al sector exportador. Por eso se proclamó partidario de aumentar las retenciones para desacoplar los precios que cobran esas firmas en los mercados internacionales y los que pretenden percibir en el ámbito local. “Si nosotros decimos que estamos abiertos al mercado internacional y nos abrimos a que se asignen los recursos como quiere el mercado, los argentinos no van a comer. Eso lo digo y lo voy a pelear porque es la base de mis convicciones”, insistió.
 

Ver comentarios